sábado, 17 de septiembre de 2016

Un viaje especial

¿Te gusta viajar? ¿Alguna vez anduviste en barco? ¿Y en avión? ¿En tren? Si te dieran a elegir, ¿cuál sería tu destino preferido?


Hay algunas personas que viajan pero por un motivo especial. Ese motivo se llama MISIONES.  ¿Sabes lo que es Misiones?

Misiones es darse cuenta de la necesidad que tiene el mundo de Dios es intentar hacer algo por él, compartiendo el plan que Dios tiene para todos: “…quiere que todos los hombres sean salvos y vengan al conocimiento de la verdad.” (1ª Timoteo 2:4)

Antes de que Jesús dejara la Tierra, les dio una tarea a sus discípulos. Tenían que ir a compartir con otros todo lo que les había enseñado y lo que había hecho por ellos. Los discípulos cumplieron con esta tarea. Comenzaron a hablar de Jesús, pero aún así había muchas personas y naciones que no habían oído hablar de Jesús. Los primeros cristianos hicieron lo mismo, incluso cuando los persiguieron por hacerlo.

Hoy en día, los que somos hijos de Dios, queremos contarle a todos los que nos rodean de Jesús. Lo hacemos en la escuela, en el barrio, a nuestra familia… Pero hay personas que aceptan el llamado de Dios. ¿Cuál? «Vayan por todos los países del mundo y anuncien las buenas noticias a todo el mundo.” (Marcos 16:15). Aceptan el llamado de ir a otras naciones a predicar de Jesús y llevar las Buenas Noticias de Salvación. A esas personas las llamamos MISIONEROS.

¿Cómo se prepara un misionero?


  •   Estudia la Biblia y si es necesario el idioma del lugar a donde va a ir.
  • Algunos deben vacunarse contra enfermedades existentes en el país de destino.
  •  Muchas veces deben dejar su familia: padres, tíos, primos, abuelos…

Y cuando llega…

  •  Debe adaptarse al clima, la cultura, el idioma, las comidas, etc. Muchos misioneros van a lugares donde el clima es muy diferente al de su país de origen, enfrentando fríos extremos como en Siberia (Rusia), Finlandia, Alaska (Estados Unidos) o calor extremo como en los desiertos o los países tropicales.
  • Existen distintas costumbres entre las personas de todo el mundo. Esto hace que muchas veces el misionero sea tratado con desconfianza.

Además de predicar de Jesús, ¿qué hace un misionero?


  • A veces fundan iglesias o abren institutos bíblicos para enseñar a otros de la Biblia.
  • Otros ayudan en orfanatos o en lugares de rehabilitación de drogadictos y alcohólicos.
  • Hay países donde no hay libertad para hablar de Jesús, donde las personas cristianas pueden ir presas o aún sufrir pena de muerte. En esos países, los misioneros aún arriesgan sus propias vidas por obedecer a Dios y hablar a otros de Jesús.
¡Qué importante la tarea de los misioneros! Son un instrumento muy importante en las manos de Dios. Dios tiene un plan para cada uno de nosotros, quizás para vos sea ser un Misionero. ¿Te gustaría?      


1 comentario: