sábado, 5 de marzo de 2016

Una creación extraordinaria

¡No pienses más! ¡Estás en lo cierto! Estamos hablando de Eva… ¡La primera en todo!



Junto con Adán fueron los primeros seres humanos. Eso dice Génesis 1:27, “Fue así como Dios creó al ser humano tal y como es Dios. Lo creó a su semejanza.” Luego de haber casi completado su creación, Dios decidió que era necesario que alguien se encargara de dominar y cuidar todo. Fue así que creó a sus obras maestras: el hombre y la mujer.

Eva fue la última y seguramente más hermosa creación de Dios, porque recién luego de presentar a Eva, “entonces …miró todo lo que había hecho, ¡y vio que era muy bueno!” (Génesis 1:31 NTV). En realidad, esto es solo una coincidencia… al mirar a los dos, reconoció lo bien que les había creado. Ambos eran extraordinarios para Dios y muy especiales, tanto como los somos vos y yo.

Pero Eva tuvo algunos privilegios:

- Fue la primera esposa. Ella y Adán fueron el primer matrimonio y la primera familia.
- Fue la primera madre. Caín y Abel estrenaron mamá. ¡Nadie antes había tenido una!
- Fue la primera veterinaria. Dios les había mandado cuidar de la creación, así que seguramente se encargó de atender a los animalitos que la necesitaban.
- Fue la primera agricultora. ¡Cuántos árboles y plantas tenía para cuidar! ¡Cuánto suelo para cultivar! ¡Cuántas cosechas para realizar! Antes nadie lo había hecho.
- Fue la primera modista. Utilizando las materias primas de su época, diseñó y cosió vestimenta para toda su familia.
- Fue la primera cocinera, ama de casa, maestra, doctora, psicóloga… ¿Qué más?

¡Cuántas tareas importantes tendría Eva para realizar! Pero aunque fue la primera, no fue la única. Si piensas en las mujeres que tienes a tu alrededor, todas ellas realizan muchas tareas diferentes. Piensa “un día en la vida de mamá”… ¿Qué tareas realiza? Prepara el desayuno, los uniformes, las viandas, lava las tazas, tiende las camas, hace la lista de los mandados, nos lleva al colegio, se va a trabajar, prepara el almuerzo, nos va a buscar al cole, lava la ropa, nos ayuda con los deberes, juega un rato con nosotros, nos lee un cuento antes de dormir… Seguramente me olvidé de unas cuantas.

La maestra, la profesora, la vecina, la doctora, la abuela… todas ellas también realizan muchas de esas actividades, aunque no fueron las primeras. ¿Sabes que podés hacer vos? ¡Reconocer cada una de ellas! Imitar lo que dice Proverbios 31:28-29, “Sus hijos la felicitan; su esposo la alaba y le dice: «Mujeres buenas hay muchas, pero tú las superas a todas».”

Pero también, Eva fue la primera en equivocarse. Dios les había dado una orden: “En medio del jardín hay un árbol, que no deben ni tocarlo. (Génesis 3:2 TLA). Sin embargo, Eva no aguantó y desobedeció. Dice la Biblia: “La mujer se fijó en que el fruto del árbol sí se podía comer, y que sólo de verlo se antojaba …Arrancó entonces uno de los frutos, y comió.” (Génesis 3:6 TLA) Eva pecó. Hizo algo que a Dios no le agradaba. Fue la primera en hacerlo. Aunque a Dios no le gustó lo que hizo, no dejó de amarla y cuidarla. Como tampoco lo hace con cada uno de nosotros cuando nos equivocamos y hacemos cosas que le desagradan. Eso mismo tenés que hacer vos cuando los que están a tu alrededor se equivocan. Tenés que perdonar y continuar amando como antes. Efesios 4:32 dice: “perdónense, así como Dios los perdonó a ustedes por medio de Cristo.”

Este 8 de marzo es el día de la mujer, por eso, recordando a Eva, la primera de todas, agradecé a cada mujer que tenes al lado por lo que hace por vos. Valorala porque ella es una creación extraordinaria… eso dice el salmista: “Dios mío…Todo lo que haces es maravilloso,¡de eso estoy bien seguro!” (Salmo 139:13 TLA) Y perdonala porque al igual que vos y yo, puede equivocarse.

¿Por qué no empiezas hoy que es su día?



   


No hay comentarios:

Publicar un comentario