lunes, 22 de febrero de 2016

Preparando la mochila...

Empiezan las clases… ¡Hay que preparar la mochila! ¡Qué lindo! Comprar todo nuevo, revisar la lista que nos dio la maestra, forrar los cuadernos, colocar los útiles en la mochila. ¡Qué lindo hacer todo esto en familia!


¿Qué acostumbramos colocar en la mochila? Cuadernos, Diccionario, Libro de inglés, libro de clase, cartuchera, juego de geometría, compás… ¿qué más se te ocurre? ¿Me estoy olvidando de algo?

Todas estas cosas son útiles para que podamos aprovechar la clase, aprender mucho y disfrutar el tiempo en el colegio.  En la mochila colocamos cosas que nos son útiles, que son buenas, adecuadas, no ponemos cosas en mal estado o que nos puedan perjudicar.

Esto me hace acordar a un texto de la Biblia que nos dice que la manera que nosotros hablamos, demuestra qué tenemos guardado en nuestro corazón. “La gente buena siempre hace el bien, porque el bien habita en su corazón. La gente mala siempre hace el mal, porque en su corazón está el mal. Las palabras que salen de tu boca muestran lo que hay en tu corazón.» Lucas 6:45

¿Qué cosas guardamos en nuestro corazón? Pensamientos, recuerdos, palabras, sentimientos, emociones. Si todas esas cosas son positivas, las palabras que salgan de nuestra boca así lo serán. Pero si guardamos rencor, odio, enojo, malos pensamientos, palabras groseras saldrán de nuestra boca.

¿Qué es más lindo mostrar cosas nuevas, prolijas, limpias que salgan de nuestra mochila o todo lo contrario? ¿A los demás que les va a gustar ver? Lo mismo sucede con nosotros. Las demás personas van a disfrutar más de nuestra compañía si de nuestras bocas salen palabras agradables que si es lo contrario. Dios se va a alegrar más si lo que decimos le agrada que si no lo hace.

¿Qué vas a mirar? ¿Qué vas a leer? ¿Qué vas a escuchar? Todo eso llena tu corazón. ¿Qué vas a sentir? ¿Cómo vas a reaccionar? Todo eso llena tu corazón.

Guarda en tu corazón consejos sabios, palabras amables, pensamientos puros, sentimientos buenos. Y esto es lo que saldrá de tu boca. 

La Biblia dice: “Dios bendice a los que tienen un corazón puro, pues ellos verán a Dios.” (Mateo 5:8)


domingo, 14 de febrero de 2016

Dios es el creador de todas las cosas

¿A quién le gusta cocinar? ¿Y hacer tortas?

¿Cuáles son los ingredientes necesarios? Azúcar, harina, huevos, manteca, leche, polvo de hornear, vainilla. ¿Y cuál es el procedimiento? Mezclar los huevos, la manteca, la leche y vainilla por un lado. Por el otro la azúcar con la harina. Incorporar ambas mezclas y luego el polvo de hornear.

¿Y ya está pronta? ¡No! ¡Hay que cocinarla!

Pero, para conseguir la torta, además de los ingredientes, seguir el procedimiento y tener una cocina, es necesario algo más. ¿Qué es? Alguien que la haga. Los ingredientes solos no siguen un procedimiento y consiguen una torta. Es necesaria la mano de obra.

Con la creación del mundo pasó lo mismo. Es muy difícil creer que de la nada aparecieron las cosas. Es necesario un ser muy inteligente para conseguir crear el mundo en el que vivimos.

Al investigar y estudiar podemos descubrir la perfección con que fueron creadas cada una de las cosas, los ciclos que se producen para que haya vida en este lugar. No pueden haber surgido solos. Alguien con mucho poder los tiene que haber creado.

Y nosotros sabemos quién es. La Biblia dice: "Y vio Dios todo lo que había hecho, y he aquí era bueno en gran manera." (Génesis 1:31) Dios creó los cielos y la tierra, la luz, el sol, la luna y las estrellas. Creó los mares, las nubes. Creó los animales y las plantas. Y nos creó a nosotros.
¿Sabes con qué cuidado nos creó? Mirá lo que dice la Biblia: "Dios mío, tú fuiste quien me formó en el vientre de mi madre. Tú fuiste quien formó cada parte de mi cuerpo." (Salmo 139:13)

Los que estudian el cuerpo humano quedan maravillados de los detalles que hay en él, la perfección en su composición y funcionamiento. Y no podía ser de otra manera, porque es una creación de Dios.

Al reconocer a este creador, al que te creó a vos y a mí, no podemos dejar de decir lo mismo que escribió el salmista en la Biblia: "Soy una creación maravillosa, y por eso te doy gracias. Todo lo que haces es maravilloso, ¡de eso estoy bien seguro!" (Salmo 139:14)



domingo, 7 de febrero de 2016

Dios es mi "GPS" perfecto

¿Qué podemos hacer para saber cómo llegar a un lugar que no conocemos?

  • Podemos usar un mapa 
  • Podemos investigar en internet. Hay programas como  Google Earth o Google Maps que nos ayudan mucho en esos momentos.
  • Podemos usar un GPS. 

¿Qué significa GPS? Significa Sistema de Posicionamiento Global (en inglés Global Position System). A través de satélites podemos saber donde estamos ubicados y por lo tanto, cómo hacer para llegar a donde queremos ir.  

Hay un GPS que es gratis para nosotros. Dios es nuestro GPS. Él nos conoce bien y sabe todo de nosotros. Pero lo mejor es qué también sabe como guiarnos en nuestro camino. Este GPS es el mejor de todos. ¿Quieres saber por qué?  

El GPS PERFECTO siempre tiene señal. Los GPS pueden perder señal. Si lo queremos usar dentro de una casa, generalmente no capta la información del satélite y por lo tanto no puede ayudarte. El GPS PERFECTO DIOS nunca pierde la señal. Siempre está dispuesto a ayudarte cuando se lo pides. No importa donde estés, ni que momento del día sea. «Yo estoy con ustedes. Yo, el Señor, lo afirmo.» Hageo 1:13

El GPS PERFECTO siempre tiene batería. Los GPS hay que cargarlos y si nos olvidamos de hacerlo, quizás no tengan batería cuando los necesitamos. Dios siempre está pronto para ayudarte. Su deseo de hacerlo no se acaba. Está siempre disponible. “Los ojos del Señor están sobre los justos, y sus oídos, atentos a sus oraciones” Salmo 34:15 

El GPS PERFECTO conoce todos los caminos. Los GPS responden a la información que se le cargue. Si nosotros no actualizamos esa información, puede pasarnos que cuando le pedimos como llegar a determinado lugar, no lo conozca. Con Dios no pasa eso. Él tiene respuesta a todas tus preguntas, sabe como ayudarte en todas las circunstancias. “El Señor dice: «Yo te instruiré, yo te mostraré el camino que debes seguir; yo te daré consejos y velaré por ti.” Salmo 32:8  

¿Cuándo puede ayudarnos el GPS PERFECTO? 

Cuando tenemos que tomar una decisión. Por ejemplo elegir nuestros amigos. Sabemos que un buen amigo tiene que cumplir con algunas condiciones. ¿Las recuerdas? Saber guardar secretos, decir la verdad, hacer el bien y dar buenos consejos. Pedile a Dios que te ayude a elegir buenos amigos.

Cuando no sabemos qué hacer. Por ejemplo cuando te invitan a hacer algo que no sabes si está bien o mal. “Vamos a hacerle una broma a Diego. Le sacamos la cartuchera de la mochila y se la escondemos”. ¿Está bien o no? Pedile a Dios que te ayude a decidir qué hacer. Él te va a mostrar la respuesta. Quizás recordando alguna historia de la Biblia que escuchaste, quizás a través de un consejo de la maestra… Tiene muchas maneras de hacerlo. Pero para que sirva, debes usarlo. Si vos no acudís a Dios, él no va a poder ayudarte. 


miércoles, 3 de febrero de 2016

Dios es "Superpoderoso"

¿Qué superhéroes conocen? Batman, Superman, Spiderman… 

¿Qué poderes tienen? Algunos vuelan, otros tienen mucha fuerza, otros son muy rápidos, otros son muy ágiles…


¿Qué los puede vencer?  Por ejemplo, si quieres salvar el mundo junto a Aquaman asegúrate de tener una pecera cerca, porque su piel escamosa necesita estar continuamente hidratada. Si conoces a Flash, admira su poder de correr con máxima rapidez pero adviértele que no lo haga a la velocidad de la luz. Igual, nada se parece a la vulnerabilidad del archiconocido Superman. ¡El hombre de acero se debilita con minerales de su antiguo planeta Krypton! La kriptonita (verde, roja, dorada, azul, blanca, negra, etc.) anula sus poderes y le produce dolores y nauseas al por mayor. ¡Incluso puede llegar a matarlo! Además, el plomo es la única sustancia a través de la cual Superman no puede utilizar su visión de rayos X.

Yo conozco un superhéroe que tiene más poderes que los que nombraron y lo más importante es que nada lo puede vencer. Mi superhéroe puede estar en todos lados al mismo tiempo.  ¿Adivinaron quién es? Si, Dios.

V  Dios tiene poder sobre la enfermedad. Sanó a paralíticos, a personas con lepra, a ciegos… (Mateo 9)
V  Tiene poder sobre la naturaleza. Calmó una tempestad, hizo caminar a Pedro sobre las aguas… (Mateo 8:23-27)
V  Puede multiplicar lo que quiera. Alimentó a más de 5000 personas solo con dos peces y cinco panes. (Mateo 14:13-21)
V  Tiene poder sobre los demonios. Quitó demonios de personas y los trasladó a animales. (Mateo 8:28-34)
V  Tiene poder sobre la muerte. Resucitó a personas y a sí mismo. (Juan 11)
V  Tiene poder para perdonar pecados si se lo pedimos y darnos la vida eterna. (1ªJuan 1:9)

Ese es Dios. El mejor de los Superhéroes y sé que te va ayudar en lo que le pidas porque dice en la Biblia: “…yo estoy con vosotros todos los días hasta el fin del mundo” (Mateo 28:20)