domingo, 10 de enero de 2016

Recetas para un gran año

¡Qué divertido que es cocinar! ¿Te gusta hacerlo? ¿Ayudás a mamá a preparar ricas comidas? ¿Cuál es tu receta favorita? En mi familia hay una que heredé de mi tía y estoy segura que mis hijos lo harán también porque les gusta mucho degustarlo. ¿Quieres saber cuál es?

Como en toda receta hay ingredientes e indicaciones para prepararlo.
¿Te animás a prepararlo en casa y contarnos cómo te fue?

¿Para preparar un “Gran año” existirán recetas? Te aseguro que sí y la podés encontrar en el mejor libro de recetas… La Biblia!

Comencemos con los ingredientes:

En Proverbios 23:23 encontramos algunos: “Acumula verdad y sabiduría, disciplina y entendimiento, ¡y no los cambies por nada!” 

¡Qué ingrediente importante que es la verdad! Si eliges la verdad en vez de la mentira te aseguro que será un excelente año. La verdad te permite ganar amigos, la confianza de los demás, la credibilidad de lo que dices.

La sabiduría también es fundamental y conseguirla es muy sencillo. Dice la Biblia: “Si alguno de ustedes no tiene sabiduría, pídasela a Dios. Él se la da a todos en abundancia…” (Santiago 1:5) La sabiduría te ayuda a decidir entre lo que está bien y lo que está mal, lo que te conviene y lo que no, lo que está correcto que hagas y qué debes evitar. Un ingrediente infaltable para un gran año.

Seguimos con el ingrediente “disciplina”. ¿Qué es la disciplina? Dice el diccionario: “Instrucción de una persona” En definitiva, para un gran año no puede faltar la preparación. En Proverbios 6:23 mirá lo que dice: “… la corrección y la disciplina te mostrarán cómo debes vivir…” Escucha los consejos que te dan papá y mamá, los maestros y profesores… ellos te están mostrando cómo debes vivir, porque quieren lo mejor para vos, quieren que tengas un gran año.

Y el último ingrediente es el entendimiento… en otras palabras, la inteligencia. Proponte este año, estudiar mucho, adquirir muchos conocimientos nuevos, dedicar tiempo a investigar, razonar. Es un ingrediente que no te puede faltar este año. ¿Es muy complicado conseguirlo? ¡Claro que no!

Ya tenemos los ingredientes de esta receta: la verdad, la sabiduría, la disciplina y el entendimiento. Ahora nos falta el procedimiento. ¡Muy sencillo! Lo encontramos en Job 22:28

Primer paso:  “Determinarás así mismo una cosa…” Te pondrás metas, objetivos, planes. ¿Qué quieres conseguir este año? ¿Qué quieres lograr? ¿Qué vas a cambiar?

Segundo paso: “… y te será firme…” Persistirás en lo que quieres lograr. No vas a bajar los brazos cuando las cosas resulten complicadas o te salgan mal. Seguirás adelante, venciendo obstáculos, mirando siempre la meta por delante.

¿Y cuál será el resultado? ¿Cuál será el producto de esta receta? “Y sobre tus caminos resplandecerá luz”. Tendrás éxito, un gran año, habrás llegado a la meta que te pusiste, alcanzado los objetivos y obtenido muy buenos logros.

¿Te animas a preparar esta receta?


No hay comentarios:

Publicar un comentario