domingo, 31 de enero de 2016

Dios es "Amor"


¿Cuándo hacemos este dibujo?

Cuando queremos decirle a alguien que lo amamos. Hacemos una tarjetita, le dibujamos el corazón y le escribimos “Te amo”. ¿Qué buscamos con esta tarjeta? Decirle a otra persona que la amamos, demostrarle lo que sentimos hacia ella o él.

También podemos hacerlo para papá o mamá. ¡Qué lindo es escuchar a padres e hijos diciéndose “Te amo”! Demostrándose ese sentimiento tan lindo.

Pero, ¿qué es amor?

Según el diccionario es: Sentimiento hacia otra persona que naturalmente nos atrae y que, procurando reciprocidad en el deseo de unión, nos completa, alegra y da energía para convivir, comunicarnos y crear.

Generalmente amamos a los que nos aman y son buenos con nosotros, los que nos dan algo. Nosotros amamos porque “sos bueno conmigo”, “sos lindo”, “me regalas…”, “jugás conmigo”… Amamos si “compartís tus cosas”, “sos mi amiga”, “hacés lo que yo quiero”… Nuestro amor tiene condiciones. 

En la Biblia también está la definición de amor: “Dios es amor” (1ªJuan 4:16). Él es amor, así es su carácter y él no nos demuestra su amor enviándonos una tarjeta con un corazón y las palabras “Te amo”. ¿Quieren saber cómo lo hace?

Dios demuestra su amor “entregando”- Miren lo que dice la Biblia: “Mas Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros.” (Romanos 5:8) ¡Qué demostración de amor! Entregó lo más valioso que tenía, su único hijo, para que vos y yo nos libráramos del castigo que merecíamos por nuestros pecados. 

Dios demuestra su amor “creando” - Creó todo lo que ves a tu alrededor, pero lo más importante, te creó a vos. ¿Mirá como lo hizo? “Dios mío, tú fuiste quien me formó en el vientre de mi madre. Tú fuiste quien formó cada parte de mi cuerpo. Soy una creación maravillosa, y por eso te doy gracias. Todo lo que haces es maravilloso, ¡de eso estoy bien seguro! Tú viste cuando mi cuerpo fue cobrando forma…” (Salmo 139:13-16) Puso todo su amor y atención cuando te formó en la panza de tu mamá, se preocupó por cada detalle porque te ama y sos especial para él.

Dios demuestra su amor “siempre” - Dios nos amó antes de que nosotros empecemos a amarle a él. Él no esperó que nosotros lo hagamos. Y es más lo hace aunque no lo merezcamos. Su amor es incondicional y nos ama siempre. El amor de Dios es a pesar de “que somos pecadores”, “que nos equivocamos”, “que lo dejamos de lado”, “que lo desobedecemos”….

Cuando te sientas triste y piensas que nadie te ama, recuerda la cruz, recuerda que Dios te ama más de lo que podés imaginar. Dios en la Biblia dice: “…con amor eterno te he amado…” (Jeremías 31:3). Su amor no se acaba nunca, hagas lo que hagas. Él te ama y te amó antes de que nacieses y lo hará siempre.


miércoles, 27 de enero de 2016

¡No te enredes en las redes!

¿Estás de vacaciones? ¡Seguro que sí! ¡Contento porque todavía quedan unos días más sin deberes ni tareas de la escuela!


¿Cómo estás aprovechando estas vacaciones? ¿Qué has hecho hasta ahora? Fuiste a la playa o a la piscina, miraste una peli comiendo pop, invitaste un amigo a jugar a casa, saliste a andar en bici, visitaste a los abuelos, hiciste alguna manualidad, cocinaste galletitas… ¡Seguro me faltaron muchísimas propuestas!

Pero, no me equivoco si agrego a la lista… jugaste a la Play, chateaste con algún amigo… en resumen, algo así como ¡te enredaste en las red!
¡Estoy de acuerdo contigo! ¡Es muy divertido! ¡A mí también me encanta y lo disfruto mucho!  Sin embargo, no debiera ser lo único que hagas.

Te hago una propuesta, imitá a Pedro y a Andres. Mirá lo que hicieron: “ Ellos entonces, dejando al instante las redes, le siguieron.” (Mateo 4:20)

¿Pedro y Andrés estaban jugando en la compu? Claro que no! Ellos estaban pescando, estaban trabajando. Sin embargo decidieron desenredarse de las redes y seguir a Jesús. Dios no quiere que estemos todo el día trabajando. Es necesario que utilicemos nuestro tiempo para realizar otras actividades que disfrutemos y también para acercarnos a él.

¿Por qué no hacés como Andrés y Pedro?

¡Dejá las redes por un rato! Apagá la compu y salí al patio. Jugá con tu perro o a la pelota con tu hermano. Sacá del baúl las muñecas y jugá con una amiga. Terminá de armar ese rompecabeza que dejaste en las vacaciones de invierno o desafiá a tus padres a jugar un juego de caja. Leé un libro o ayudá a papá a cortar el pasto. ¡Seguro se te pueden ocurrir muchas más propuestas para hacer lejos de la compu! La Biblia te da un consejo: “ Aprovechen bien el tiempo…” (Efesios 5:16)

Y… ¡seguí a Jesús! Dice la Biblia que Pedro y Andrés “…le siguieron.” Ellos tuvieron la posibilidad de caminar a su lado, verlo sanar personas, dar de comer a multitudes, resucitar muertos, calmar tormentas y mucho más porque dejaron las redes. Si no lo hubieran hecho se hubieran perdido este privilegio. A vos te pasa lo mismo, si no dejás la compu, te perdés la posibilidad de escuchar lo que tiene para vos en la Biblia, de decirle lo que te pasa a través de una oración, de disfrutar el estar en la iglesia. Aprovechá tiempo de tus vacaciones para leer la Biblia, hablar con Dios, ir a la iglesia, participar de las actividades, ir a los campamentos y todo lo que te ayude a estar cerca de Jesús para disfrutar como lo hicieron Andrés y Pedro.

Lucas 5:11 hablando de los discípulos de Jesús dice: “Llevaron entonces las barcas a tierra, y lo dejaron todo para seguir a Jesús.” ¡Qué lindo sería que pudieran decir de vos “Apagando la compu un rato, ____________ (poné tu nombre) decidió aprovechar el tiempo y buscar a Jesús.” ¿Te animás a probar si vale la pena? ¡Te aseguro que si!



domingo, 17 de enero de 2016

Haciendo planes...



¿Alguna vez hiciste lo mismo que Mafalda? ¡No me asustes! Si tu respuesta es “Si”, espero que no lo hayas hecho igual que ella. Por favor, decime que lo hiciste en una agenda, libreta, cuaderno, pizarra o en la compu! ¡Qué importante que es planificar!

Pero, ¿sabés qué es? Mi amigo, el Diccionario de la Real Academia Española dice: “Hacer plan o proyecto de una acción”. ¿Qué quiere decir esto? Es pensar qué vamos a hacer y cómo lo vamos a hacer.

Mafalda está pensando qué va a hacer durante el año y cómo, y la mejor manera que encontró fue dibujando en el piso de su casa.

Vos, ¿pensaste qué vas a hacer este año y cómo lo vas a conseguir? ¡Qué buena idea para empezar el año!

¿Cuál será tu plan para el 2016?

· Aprender un instrumento musical o mejorar si ya lo estás haciendo.

· Aprender un nuevo idioma o estudiar más del que ya sabés algo.

· Mejorar las calificaciones en el colegio.

· Leer un libro por mes

· Sacarle las rueditas a la bicicleta

· Mantener el escritorio ordenado todo el año

· Tener nuevos amigos en la escuela

· Ayudar a mamá y papá en casa

· Leer toda la Biblia

· Memorizar un texto bíblico por semana.

· Ir a la iglesia todas las semanas.

¿Se te ocurren otras ideas? Me encantaría escucharlas…

Hay alguien que está interesado también en tu plan para este año. ¡Si, Dios! Mirá lo que dice la Biblia: “Pues yo sé los planes que tengo para ustedes —dice el Señor—. Son planes para lo bueno y no para lo malo, para darles un futuro y una esperanza.” Jeremías 29:11 (NTV)

¡Qué bueno! Dios tiene planes para vos y para mí…y son para nuestro bien… ¡son los mejores! Por eso, te propongo que este año imites a Mafalda, pero antes, pedile a Dios que te muestre cuáles son sus planes para este año para vos. Antes de escribirlos, hacé como hizo Moisés y pedile: “Enséñanos a pensar cómo vivir para que nuestra mente se llene de sabiduría.” Salmo 90:12 (TLA)

Si lo hacés, él te va a ayudar, eso te prometió en el Salmo 32:8, ¿recuerdas lo que dice? “Te haré entender, y te enseñaré el camino en que debes andar…”

Si Dios te ayuda a planificar tu año, te aseguro que será mucho mejor, porque él quiere darte un futuro de paz. ¿Qué vas a hacer? Te desafío a imitar a Mafalda, pero planificando el año junto aquel que tiene los mejores planes para vos.


sábado, 16 de enero de 2016

Ayudas visuales y actividades para acompañar tus devocionales...


¿Necesitas materiales para acompañar tus devocionales o clases?

Una Aventura 3D te da una idea...

Muchísimo material al que podés acceder de varias maneras.


Conócelo haciendo click aquí




domingo, 10 de enero de 2016

Recetas para un gran año

¡Qué divertido que es cocinar! ¿Te gusta hacerlo? ¿Ayudás a mamá a preparar ricas comidas? ¿Cuál es tu receta favorita? En mi familia hay una que heredé de mi tía y estoy segura que mis hijos lo harán también porque les gusta mucho degustarlo. ¿Quieres saber cuál es?

Como en toda receta hay ingredientes e indicaciones para prepararlo.
¿Te animás a prepararlo en casa y contarnos cómo te fue?

¿Para preparar un “Gran año” existirán recetas? Te aseguro que sí y la podés encontrar en el mejor libro de recetas… La Biblia!

Comencemos con los ingredientes:

En Proverbios 23:23 encontramos algunos: “Acumula verdad y sabiduría, disciplina y entendimiento, ¡y no los cambies por nada!” 

¡Qué ingrediente importante que es la verdad! Si eliges la verdad en vez de la mentira te aseguro que será un excelente año. La verdad te permite ganar amigos, la confianza de los demás, la credibilidad de lo que dices.

La sabiduría también es fundamental y conseguirla es muy sencillo. Dice la Biblia: “Si alguno de ustedes no tiene sabiduría, pídasela a Dios. Él se la da a todos en abundancia…” (Santiago 1:5) La sabiduría te ayuda a decidir entre lo que está bien y lo que está mal, lo que te conviene y lo que no, lo que está correcto que hagas y qué debes evitar. Un ingrediente infaltable para un gran año.

Seguimos con el ingrediente “disciplina”. ¿Qué es la disciplina? Dice el diccionario: “Instrucción de una persona” En definitiva, para un gran año no puede faltar la preparación. En Proverbios 6:23 mirá lo que dice: “… la corrección y la disciplina te mostrarán cómo debes vivir…” Escucha los consejos que te dan papá y mamá, los maestros y profesores… ellos te están mostrando cómo debes vivir, porque quieren lo mejor para vos, quieren que tengas un gran año.

Y el último ingrediente es el entendimiento… en otras palabras, la inteligencia. Proponte este año, estudiar mucho, adquirir muchos conocimientos nuevos, dedicar tiempo a investigar, razonar. Es un ingrediente que no te puede faltar este año. ¿Es muy complicado conseguirlo? ¡Claro que no!

Ya tenemos los ingredientes de esta receta: la verdad, la sabiduría, la disciplina y el entendimiento. Ahora nos falta el procedimiento. ¡Muy sencillo! Lo encontramos en Job 22:28

Primer paso:  “Determinarás así mismo una cosa…” Te pondrás metas, objetivos, planes. ¿Qué quieres conseguir este año? ¿Qué quieres lograr? ¿Qué vas a cambiar?

Segundo paso: “… y te será firme…” Persistirás en lo que quieres lograr. No vas a bajar los brazos cuando las cosas resulten complicadas o te salgan mal. Seguirás adelante, venciendo obstáculos, mirando siempre la meta por delante.

¿Y cuál será el resultado? ¿Cuál será el producto de esta receta? “Y sobre tus caminos resplandecerá luz”. Tendrás éxito, un gran año, habrás llegado a la meta que te pusiste, alcanzado los objetivos y obtenido muy buenos logros.

¿Te animas a preparar esta receta?


domingo, 3 de enero de 2016

La lista de regalos



¿Alguna vez pensaste igual que Guille cuando escribiste tu cartita para Papá Noel o los Reyes Magos? ¡Seguramente si! Nos gustaría que nos regalen todo lo que queremos, y cuando eso no sucede, algunas veces, o casi todas… nos enojamos o ponemos tristes.
Sin embargo, eso no sucedió cuando los magos llevaron los regalos a Jesús.  ¿Qué le regalaron? “… abrieron sus cofres de tesoro y le dieron regalos de oro, incienso y mirra.” (Mateo 2:11) ¿Qué son esos regalos? ¿Son regalos para un niño? Seguramente nos parecen raros esos regalos para un bebé… sin embargo tienen un significado muy importante.
Los sabios le regalaron:

Oro. Es un metal precioso que tiene mucho valor y era el regalo que se elegía para los reyes. Entonces, cuando los sabios le dieron este regalo al niño Jesús estaban reconociendo que era un Rey. La Biblia dice que es un Príncipe de Paz, el más importante de todos.

Incienso. Es una mezcla de sustancias que tienen aromas y que se utilizaban en los templos  para adorar a Dios. Los sabios sabían que Jesús es el Hijo de Dios, es Dios mismo, y por eso le daban ese regalo.

Mirra. Es una sustancia que se usaba como perfume o como medicina. Los sabios sabían  que Jesús había venido para curar, para sanar a las personas, para salvarlas de sus pecados. Lo reconocían como el Salvador, el que puede librarte de la enfermedad más fea, el pecado.

Todos estos regalos eran muy costosos, tenían mucho valor, no solo por su significado sino por su utilidad. ¡Qué bueno que es Dios! Aunque pensemos que estos no son regalos para un niño, fueron muy importantes para los cuidados de Jesús!

Vos ya pensaste… ¿Qué vas a regalarle a Jesús? Esta Navidad es un cumpleaños más de Jesús. ¿Ya pensaste? Él no quiere ni dinero, ni oro, ni playstation, ni Tablet, ni Ipod... Lo que más le interesa a él es tu corazón, es ser tu amigo, es poder demostrarte todo lo que te ama.

Pero seguramente en su lista él escribiría estos regalos:

Obediencia.   Dice la Biblia: “... es necesario obedecer a  Dios...” (Hechos 5:29) Muchas veces escuchaste lo que dice la Biblia que Dios quiere que hagas. Dios quiere que obedezcas a tus padres, quiere que digas la verdad, quiere que ames a tu prójimo...  Como regalo puedes darle tu obediencia. ¿De qué otras maneras podemos obedecer a Dios?

Un tiempo con él: Dios quiere hablarte, pero también quiere escucharte. Cuando lees la Biblia, o escuchás una clase en que te cuentan lo que dice, estás escuchando a Dios.  Pero cuando vos orás, estás hablando con él. Aunque no lo creas, quiere escucharte todo el tiempo. La Biblia dice: “... orando en todo tiempo...” (Efesios 6:18) Quiere que le cuentes las cosas lindas que te pasan, quiere que le cuentes lo que te pone triste, lo que estás necesitando, quiere que le digas “gracias” por lo que te da cada día... Quiere que hables con él como con un amigo. ¡Qué lindo regalo para Jesús!

Amor: ¿Cómo podemos darle amor a Dios? Dice la Biblia que lo que le hacemos a otra persona, es como si se lo hiciéramos a él. Por lo tanto si le damos amor a los que nos  rodean, se lo estamos dando a él. Si comparto mis cosas con mis compañeros, le demuestro amor a Jesús. Si ayudas a un amigo cuando te necesita, también le demuestras amor a Jesús. Si juegas con todos los niños, sin dejar a ninguno de lado, también estás amando a Jesús. ¿Se te ocurren otras maneras de demostrarle amor a Jesús?

Jesús ya escribió su lista… ¿tú que vas a hacer? ¿Vas a darle estos regalos?