lunes, 28 de diciembre de 2015

¡Bienvenido Calendario!


¿Cómo quedó tu calendario este año? ¿Como el de Mafalda?

¿Qué te recuerda tu calendario de este año?
-          Cumpleaños de personas  a quienes quieres mucho y que son muy importantes para ti. ¡Qué lindo que fue celebrar con ellos!
  •          ¡Tu cumpleaños! ¿Recuerdas qué hiciste ese día? ¿Quiénes te saludaron? Seguramente fue un día que disfrutaste mucho y recibiste preciosos regalos.
  •           Las vacaciones del año: verano, Semana  Santa, invierno… ¿Me olvidé de alguna? ¿Cómo estuvieron? Como siempre, ¡geniales! Jugaste en familia, visitaste amigos o familia, fuiste a la playa, miraste una peli…
  •          Las actividades especiales que planeó la maestra o el cole. ¿Conociste algún lugar nuevo?
  •         No podía faltar… la consulta con el doctor o la vacuna que te tocaba. Y bueno, quizás no sea lo más divertido, pero sí es muy importante! ¡Qué bueno que papá y mamá se preocupan por ti!
  •        Y también son infaltables… las pruebas en el cole. ¡Y si! ¿Cómo te fue? Quizás muy bien y quizás no tanto… pero seguro te esforzaste mucho e hiciste lo mejor que pudiste. Pero, si eso no fue así… ¡el año que viene lo será!
  •         La fiesta de fin de cursos. ¿Qué participación tuviste? ¿Cantaste, actuaste? ¿Y en la iglesia? Seguro prepararon algo muy lindo para celebrar el cumpleaños de Jesús, la Navidad.

-           
¿Me falto algo? Todos vivimos situaciones diferentes durante este año, cada día fue distinto para cada uno de nosotros. Pero sin embargo hay algo que es igual para vos y para mí… Mirá lo que nos prometió Jesús:  “…yo estaré con ustedes todos los días…” (Mateo 28:20 DHH)

¡Qué bueno! Jesús está a nuestro lado todos los días! Está contigo cuando estás feliz y festejas tu cumple… pero también cuando estás triste porque tu amigo no quiere jugar contigo. Está contigo cuando vas al doctor y también en tus vacaciones en la playa. Está contigo desde que te levantas y aún mientras estás durmiendo.

¿Qué podemos hacer cuando miramos el calendario como Mafalda? El Salmo 52:9 nos da una idea brillante: “Dios mío, yo siempre te daré gracias
por todo lo que has hecho; en ti pondré mi confianza porque tú eres bueno.” Dale gracias a Dios por cada día vivido este año, por los que te gustaron mucho y por los que no tanto. Dale gracias por todo lo que hizo por vos, por todos sus cuidados y personas que puso a tu lado. Reconoce que durante este año, él fue bueno.

¿Y cuando miremos el nuevo calendario? Podemos hacer un pacto… Cada día del nuevo año, al comenzar y al terminar diremos como dice el Salmo 118:24…  “Éste es el día en que el Señor ha actuado:¡estemos hoy contentos y felices!”  ¿Qué te parece? ¿Aceptas el pacto?


jueves, 24 de diciembre de 2015

¡Noche de paz, noche de amor!


¡Qué lindos que son los villancicos navideños! Seguramente, como Mafalda y sus amigos, muchas veces has practicado un montón para cantarlos bien lindo en Navidad.

¿Cuál es tu villancico preferido? “Campanas por doquier”, “La noticia sin igual”, “Ve, dilo en los montes”… ¡Qué difícil elegir uno! Al igual que Mafalda, yo elegiría “Noche de paz”. ¡Qué lindo que es!

Pero, ¿alguna vez cuando lo cantabas te preguntaste lo mismo que Mafalda? ¿Entiendes lo que dice la letra? Te propongo pensar juntos…

“Noche de paz, noche de amor…” Realmente esa noche fue de paz y de amor. El bebé que estaba naciendo en ese momento, era el regalo de Dios para vos y para mí, demostrándonos el gran amor que nos tiene. Eso dice la Biblia: “Pues Dios amó tanto al mundo que dio a su único Hijo, para que todo el que crea en él no se pierda, sino que tenga vida eterna” (Juan 3:16 NTV) Jesús, el bebé que nació esa noche, es el Hijo de Dios que vino para ser tu Salvador. Él es el único que puede perdonar tus pecados y permitir que puedas disfrutar del gran amor de Dios para ti y sentir paz, como esa noche.

¿Cómo sigue el villancico? “… bella anunciando al niñito Jesús, brilla la estrella de paz”. Recordemos la historia… ¿cuándo apareció una estrella? “…los sabios siguieron su camino, y la estrella que habían visto en el oriente los guió hasta Belén. Iba delante de ellos y se detuvo sobre el lugar donde estaba el niño. Cuando vieron la estrella, ¡se llenaron de alegría!” (Mateo 2:9-10 NTV) Dios utilizó una estrella para guiar a los sabios hacia donde estaba Jesús. Quería que ellos se encontraran con él. ¿Tú te encontraste con Jesús? ¿Es tu amigo? ¿Disfrutas de su amor cada día? Dios quiere que lo hagas y también buscó la forma para guiarte. ¿Recuerdas cuando fue la primera vez que escuchaste de Jesús? ¿Quién te contó? Quizás fue mamá, la abuela, la maestra, un amigo… ¡Esa fue tu estrella!

Pero, ¿si seguimos cantando? “Oye humilde el fiel pastor, coros celestes que anuncian salud…” ¡Claro! La canción cuenta cuando los pastores estaban cuidando las ovejas en la noche y se les apareció un coro de ángeles. ¡Qué momento! En un principio, deben haber sentido miedo, pero cuando escucharon lo que el ángel tenía para decirles, eso cambió… "Les traigo buenas noticias que darán gran alegría a toda la gente. ¡El Salvador —sí, el Mesías, el Señor— ha nacido hoy en Belén” (Lucas 2:10-11 NTV) ¡Cómo van a tener miedo con esa noticia! Dejaron lo que estaban haciendo y fueron a comprobar lo que el ángel les había dicho. ¡Era cierto! Jesús, el hijo de Dios había nacido. ¡La gran noticia debía ser contada! Y eso hicieron. Dice la Biblia “Después de verlo, los pastores contaron a todos lo que había sucedido y lo que el ángel les había dicho acerca del niño.” (Lucas 2:17 NTV) ¿Le contaste a tus amigos sobre Jesús? ¿Ellos saben que la Navidad es en realidad el nacimiento de Jesús y no solo tirar fuegos artificiales y recibir regalos? Esta Navidad, has como los pastores, cuéntale a todos la gran noticia de la Navidad.

¡Qué lindos que son los villancicos navideños! Y más aún, cuando entendemos lo que dicen. La Navidad es un tiempo que todos esperamos con muchas ganas… pero, ¿lo hacemos por lo que significa? Espera la Navidad con alegría porque disfrutarás de un tiempo en familia, con fuegos artificiales y muchos regalos… pero no te olvides de lo más importante… ese día nació Jesús, para perdonar tus pecados y darte todo el amor que tiene para ti.