lunes, 30 de noviembre de 2015

Unidas por ti

Hace un tiempo algunas amigas de diferentes partes del mundo nos reunimos en un grupo que se llama Unidas por ti. Tenemos algo en común: Jesús es nuestro Salvador y Señor.
La idea del grupo era, en primer lugar, compartir juntas y ayudarnos unas a otras y, después, hacer algún proyecto juntas. Y ¿qué mejor que esta época de fiestas y celebraciones para realizar este proyecto?  

Durante el mes de noviembre hemos estado trabajando en una revista con publicaciones de todas nosotras. Hoy, quiero compartirla contigo...


Para disfrutarla junto a nosotras, haz click en la imagen.

miércoles, 25 de noviembre de 2015

"Happy thanksgiving day" o "Feliz día de Acción de gracias"



¡Llegamos al cuarto jueves de noviembre! Esta noche en la mayoría de las familias de Estados
Unidos, alrededor de la mesa, darán gracias a Dios por lo recibido durante el año. Muchos de ellos lo harán por costumbre sin darle la verdadera importancia que esto tiene, pero otros tantos lo harán de corazón, sintiendo verdadera gratitud hacia Dios por sus bendiciones.

El devocional de hoy lo harán ustedes. Nos imaginaremos que estamos alrededor de una mesa, con una “cena espectacular” en el medio. Cada uno compartirá un motivo por el que quiere darle las gracias a Dios.

La Biblia nos da algunos ejemplos:

  • “¡Te damos gracias, oh Dios! Te damos gracias porque estás cerca; por todas partes, la gente habla de tus hechos maravillosos.” Salmo 75:1 
  • “¡Alabado sea el Señor! ¡Den gracias al Señor, porque él es bueno! Su fiel amor perdura para siempre.” Salmo 106:1
  • “Te doy gracias por contestar mi oración, ¡y por darme la victoria!” Salmo 118:21
  • “Den gracias al único que puede hacer milagros poderosos.” Salmo 136:4 
  •  “Den gracias al que hizo los cielos con tanta habilidad.” Salmo 136:5 
  • “¡Gracias por hacerme tan maravillosamente complejo! Tu fino trabajo es maravilloso, lo sé muy bien.” Salmo 139:14 
  • “Díganle a Dios lo que necesitan y denle gracias por todo lo que él ha hecho.” Filipenses4:6 


Seguramente, ¡vos tenés muchos más motivos para agradecer! ¡Que este sea un Feliz Día de Acción de Gracias!...pero que la actitud de agradecimiento sea de todos los días.



martes, 24 de noviembre de 2015

¿Por qué elegir un día para dar gracias?

En nuestro país no tenemos esta costumbre, que sería muy lindo imitar. En Estados Unidos, el cuarto jueves de noviembre, las familias celebran el “Día de Acción de Gracias” o “Thanksgiving Day” 

¿Por qué lo hacen? Recuerdan una historia muy linda… Un grupo de marinos en busca de fortuna, partieron de Inglaterra, específicamente de Plymouth, en el barco "Mayflower", en el año1620, junto con un grupo de hombres, mujeres y niños. Fueron llamados peregrinos porque dejaron su lugar de origen y se fueron en busca de otras tierras. El viaje por altamar fue muy duro soportando diversas condiciones climáticas y contratiempos. Duró sesenta y seis días hasta llegar a tierra. El lugar de arribó fue bautizado ‘Plymouth’ por el Capitán del barco, John Smith. La tierra a la que llegaron era rica en recursos y ofrecía un atractivo puerto. Pero el primer año fue desastroso, ya que no pudieron contar con muchos de esos recursos. Un grupo de indios locales llegó para ayudar a los Peregrinos. Les enseñaron a los nuevos habitantes a plantar y cosechar comida y cultivos. Una vez llegado el invierno, los Peregrinos habían cultivado y preservado maíz, así como frutas y vegetales. Además, habían aprendido a empaquetar pescado en sal y curar carne ahumándola sobre las brasas. Sabiendo que habían superado tantos infortunios, los Peregrinos encontraron una razón para celebrar el haber sobrevivido y las lecciones que se les habían enseñado, por lo que se reunieron por primera vez en familia junto con los indios y compartieron las aves de corral que habían criado, los cereales y las tartas caseras que habían cocinado con el fruto de su trabajo. Ese día, juntos dieron gracias a Dios por su ayuda, sustento y protección desde el día que partieron de Inglaterra, hasta el día que llegaron y además por los amigos que hicieron, por el trabajo que aprendieron y la cosecha abundante que obtuvieron Desde ese día se celebra el DIA DE ACCION DE GRACIAS en Estados Unidos y
Canadá. Las familias se reúnen para una comida especial que incluye alimentos típicos y con mucho significado: pavo, maíz, calabaza, salsa de arándano entre otros. Pero lo más lindo a imitar, es que juntos y alrededor de la mesa, cada uno de los integrantes de la familia reconoce las bendiciones recibidas por Dios en ese año y agradece por ello. En nuestro país no es muy común que las familias celebren este día. Sin embargo, es una costumbre muy linda de imitar. No solo por las fiestas, que a todos nos gustan, sino por la importancia de tomarnos un tiempo para pensar motivos por los cuáles deberíamos ser agradecidos a Dios. 

¿Qué acostumbras hacer con tu familia? Jugar, cocinar, salir a pasear, de vacaciones, cortar el pasto, ir al Shopping… Muchos acostumbran pelearse, agredirse, insultarse… Las primeras son excelentes propuestas, las segundas, si están dentro de tus costumbres, elimínalas y cámbialas por decir “GRACIAS”. 

La Biblia dice : “Dad gracias en todo porque esta es la voluntad de Dios” (1ª Tesalonicenses 5:18) Dios quiere que vos y yo seamos agradecidos. Contale a tu familia esta preciosa costumbre y proponeles agradecer a Dios por todo lo que tienen y lo que él ha hecho por ustedes. ¡Esta vez el Maestro podés ser vos!

jueves, 12 de noviembre de 2015

Un eco especial...

¿Sabes que es el eco? 
                                           
En el diccionario encontré dos definiciones: 
  • Repetición de un sonido reflejado por un cuerpo duro.
  • Persona o cosa que imita o repite aquello que otro dice o que se dice en otra parte.
En una oportunidad, comprobé esta definición.

Estaba paseando con mi familia, visitando el Cerro Arequita en el departamento de Lavalleja, y entramos a una gruta. No se imaginan el miedo que sentí cuando a oscuras me dijeron que había murciélagos. ¡Casi me muero! 

Pero, en medio de ese “terrible” momento, pude comprobar el eco. Cada palabra que salía de mi boca, “alguien” la repetía… y no eran los murciélagos. Era el eco que se producía en ese lugar. Si yo decía palabras lindas, regresaban palabras lindas… si yo gritaba, eso era lo que regresaba… 

A partir de esta semana, te propongo que comprobemos otro efecto eco… el que se produce en las personas cuando obedecemos un mandamiento que nos da Dios en la Biblia: “… sean agradecidos” (Filipenses 4:6 – TLA) 

Siempre tenemos un motivo para agradecer a alguien. Es bueno decir gracias cuando te dan un regalo, cuando te cuidan porque estás enfermo, cuando mamá te hace la comida, cuando te lava la ropa, cuando papá te arregla el juguete que se te rompió o te cura la rodilla que te lastimaste andando en bicicleta. Es bueno dar gracias cuando te prestan un juguete, cuando un compañero comparte la merienda contigo, cuando te ayuda a resolver una operación de matemáticas que no te salía, cuando la maestra te explica un razonamiento muy difícil!!! Es bueno dar gracias cuando los abuelos te invitan a pasar la tarde en su casa, cuando te dicen te quiero, cuando te regalan un caramelo, cuando alguien hace algo por ti, cuando papá te compra el pantalón que estabas necesitando, cuando mamá se sienta a tu lado para hacer los deberes. 

Haz del agradecer una costumbre… que sea común en vos el decir “Gracias” y te puedo asegurar que recibirás el efecto eco… Cuando tú actúes de la misma manera, también recibirás “Gracias”. ¿Te animas a probarlo?


martes, 10 de noviembre de 2015

Una palabra corta... pero con mucho significado

¿Sabes que significa “Danke”? ¿Y “ngiyabonga”? ¿Y “Spasiba”? ¿Quizás sabés lo que significa “gamsahabnida”?
Pero seguro sabés que significa “Obrigado”, “Mercie”, “Grazie”, “Thank you”. 

Todas esas palabras significan “Gracias”. Una pequeña palabra que encontramos en todos los idiomas, pero que muchas veces es difícil decir...

Al menos eso sucedió en una historia que encontramos en la Biblia:

En el transcurso de un viaje de Jesús hacia Jerusalén, entró en una aldea. Me imagino que ya había llegado la noticia de los milagros que Jesús venía haciendo... resucitó a una niña, sanó a una mujer, alimentó a más de 5000 personas. “Si hizo todos estos milagros, ¿no podrá curarnos a nosotros?”, seguramente se preguntaban un grupo de leprosos que vivía por allí.

La lepra era una enfermedad en la piel muy contagiosa, que hacía que las personas tuvieran que alejarse de sus familias y vivir aislados. ¡Qué tristeza debería ser para estas personas! Y ¡qué oportunidad tenían delante si Jesús pasaba por su aldea!

No perdieron tiempo y salieron al encuentro de Jesús, pero siempre quedándose lejos, como era la condición para estas personas. Le gritaron: “Jesús, Maestro, por favor, cúranos”.

Jesús, al escuchar sus gritos, los miró y les dijo: “Vayan al templo y pídanle al sacerdote que se fije si ustedes siguen teniendo lepra o ya están sanados.”

“¿Qué nos está diciendo? Obvio que tenemos lepra, si ni nos tocó”, pueden haber pensado estos hombres. Sin embargo, dice la Biblia que sin decir nada, comenzaron a caminar hacia el templo. En el trayecto, los diez hombres quedaron sanos. Ya no tenían lepra. ¡Qué alegría deben haber sentido al darse cuenta! Enseguida, deben haber pegado la vuelta y regresaron para decirle “¡GRACIAS Jesús! ¡Nos sanaste!”. No, eso no sucedió. Solamente uno de ellos, al darse cuenta, regresó gritando “Gracias Dios mío. ¡Muchas gracias!” y se arrodilló ante Jesús. (Lucas 17:11-19)

Pero, ¿no eran diez los que estaban enfermos y desesperados por curarse? ¿No fueron diez los que Jesús sanó? 

¿Cuántos regresaron para agradecer? ¡Solo uno!

¿A quién te pareces vos? ¿Al que disfruta lo que Dios le da o al que lo hace pero también agradece por ello?

Pensá en todo lo que Dios hace por vos...

¿Cuántas veces le diste gracias por cada una de esas cosas? Por despertarte, por tener comida en la mesa, por poder abrazar a mamá y a papá, por tener un hermano con quien jugar, por disfrutar de la naturaleza junto a tus amigos en un partido de fútbol, por hacer castillos de arena en la playa con tu mejor amiga, por ir de visita a la casa de los abuelos, porque Jesús murió en la cruz para perdonar tus pecados y hacerte su hijo.

La Biblia dice: “... denle gracias a Dios el Padre por lo que ... ha hecho por ustedes.” (Colosenses3:17) ¿Y si empezamos ahora? ¡Cada día agradece a Dios por lo que hizo y hace por vos!


Camino a Dar Gracias

Una propuesta para el mes de Noviembre...

Quizás no sea una tradición del lugar donde vivas, pero la actitud sí puedes imitarla y adoptarla. ¿Te unes a nosotros?

"Dad gracias en todo, porque esta es la voluntad de Dios para con vosotros en Cristo Jesús." 1a Tesalonicenses 5:18