domingo, 4 de octubre de 2015

¿SABES LA TABLA DEL 7?

¿Te animas a comprobar cuánto sabes las tablas de multiplicar?
Comencemos:
  • 8 x 4 = 32
  • 5 x 7 = 35
  • 6 x 7 = 42
  • 6 x 8 = 48
  • 9 x 9 = 81
  • 70 x 7 =¿?
Esta multiplicación la encontramos en la Biblia. ¿Quieres ver?

“Jesús le dijo: No te digo hasta siete, sino aun hasta setenta veces siete.” (Mateo 18:22)
¿De qué estaba hablando Jesús cuando hizo esta multiplicación?

Jesús estaba conversando con sus discípulos y Pedro, uno de ellos, le hizo una pregunta: “Señor, ¿cuántas veces debo perdonar a mi hermano? ¿Siete veces?” (Mateo 18:21)

¿Qué le preocupaba a Pedro? ¡Si tenía que perdonar o no al que le hacía daño! No le preguntó a Jesús por qué tenía que perdonar, tampoco para qué tenía que perdonar. No se preocupó por saber cómo perdonar ni cuándo... ¡Él quería saber cuántas veces! ¿Por qué? Quizás tendría la esperanza de que si pasaba esa cantidad de veces, podría no perdonar al que le haga daño... Pero esa no fue la respuesta que recibió.

¿Qué le dijo Jesús? “...setenta veces siete.” O sea, ¿tengo que perdonar al que me lastima hasta 490 veces y después no?
Pedro sabía la respuesta pero quiso confirmarla... Ya conocía el texto de  Levítico 19:18 que dice: “No sean rencorosos ni vengativos...” Por lo tanto, me imagino que la respuesta de Jesús a 70x7 no es 490... es SIEMPRE!!!

Entonces, cuando alguien nos lastima, ¿qué tenemos que hacer?

  • Perdonarlo siempre y sea lo que sea. 
  • Perdonar aunque no nos pidan perdón. Efesios 4:32 dice: “Por el contrario, sean buenos y compasivos los unos con los otros, y perdónense, así como Dios los perdonó a ustedes...” En ningún momento dice que perdonemos si nos vienen a pedir perdón.
  • Perdonar inmediatamente, no dejar pasar el tiempo. No podemos estar todo el día enojados. Eso dice Efesios 4:26, “... El enojo no debe durarles todo el día...”
  • Perdonar olvidando lo que nos dolió. En Ezequiel 36:25, Dios nos dice: “...yo me olvidaré de sus maldades; las limpiaré como quien limpia un trapo sucio.” Si Dios hizo eso con nosotros, ¿no deberíamos hacer lo mismo?


Si nosotros empezamos perdonando, como Dios nos perdonó a nosotros, entonces también seremos 

perdonados cuando nos equivoquemos. Multipliquemos 70 x 7 y obtengamos como resultado: ¡SIEMPRE!


No hay comentarios:

Publicar un comentario