jueves, 17 de septiembre de 2015

¡Tengo dos cumpleaños!

Si, es cierto. Hay personas que festejan dos cumpleaños y Ana es una de esas personas. Y lo más interesante es que sus dos cumpleaños son en Setiembre.

El 17 de setiembre celebra uno y cumple dos años; y el 28 celebra el otro pero con más velitas, porque son once años.


Pero, ¿cómo es posible? El cumpleaños recuerda el día que nacemos y todos nacemos ¡una sola vez!
Exacto. Ana nació el 28 de setiembre de 2004 y cada año, ese día celebra su cumpleaños. Festeja los años de vida que tiene.  Este año ya es una “vieja”, ¡va a celebrar 11 años de vida!

Y entonces, ¿qué celebra el 17 de setiembre? Ese día, Ana recuerda el momento cuando descubrió el 
regalo que Dios tenía para ella. “…Dios nos regala la vida eterna…” (Romanos 6:23 TLA) Ese día, Ana conoció que Dios la amaba muchísimo, más de lo que ella podía entender. Descubrió que algo no le permitía disfrutar de ese regalo. Había cosas que hacía que estaban mal, tenía pensamientos que no era buenos y decía palabras que a Dios no le agradaban. Conoció que en su vida había pecados que no le permitían disfrutar de ese gran amor que Dios tenía para ella. Pero también descubrió cómo hacer para solucionar ese problema. Y lo hizo. El 17 de setiembre de 2013, Ana le pidió perdón a Jesús  por sus pecados y lo invitó a formar parte de su vida, a vivir en su corazón. Y desde ese día, Ana disfruta del amor de Dios, sus cuidados, su guía, su amistad y muchas cosas más.  En ese segundo cumpleaños celebra los años junto a Jesús. Y también recibe regalos.

Cada año Dios le regala promesas como “No tengas miedo, porque yo estoy contigo;  no te desalientes, porque yo soy tu Dios. Te daré fuerzas y te ayudaré…” (Isaías 41:10 NTV); le regala respuestas a sus oraciones; le regala sus cuidados y cada una de los beneficios que ella recibe a diario: familia, alimento, vivienda, ropa y mucho más. ¡Qué lindos regalos!

Vos, ¿cuántos cumpleaños celebrás? ¿Te gustaría, como Ana, celebrar dos? ¿Te gustaría, como Ana, disfrutar del amor de Dios? El regalo de Dios es eterno, no se acaba nunca,  por eso dice la Biblia: “Dios no da regalos para luego quitarlos…” (Romanos 11:29  TLA) Ese regalo no se acaba, ni se rompe, ni se pone viejo.

Hacé lo que hizo Ana. Hablá con Jesús, pedile que perdone tus pecados e invítalo a que forme parte de tu vida. Y comenzó a festejar dos cumpleaños y recibir todos esos regalos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario