miércoles, 9 de septiembre de 2015

¡Feliz Día Maestra!

¿Saben que es un acróstico? Es formar frases o palabras a partir de otro. Por ejemplo, un acróstico de madre sería: 



¿Te animás a escribir un acróstico de Maestra? Las palabras deben describir lo que la maestra hace por ti. 
A mí se me ocurrieron las siguientes: 

Mima – Cuando estoy triste me consuela. 
Ayuda – Cuando algo me resulta difícil, me ayuda a entenderlo. 
Enseña – Lo que no sé de matemáticas, lenguaje, y otras cosas muy importantes para mi vida. 
Sana – Cuando me lastimo, enseguida busca como aliviar mi dolor. 
Te corrige - ¡Qué bueno que me diga qué cosas hago mal así las mejoro! Lo hace por mi bien.
Reconcilia – Siempre sabe cómo hacer para que nos amiguemos cuando nos peleamos con otros. 
Anima – Siempre encuentra algo lindo para decirme cuando estoy triste. 

La Biblia también dice algo de los maestros: "Los maestros sabios, que enseñaron a muchos a andar por el buen camino, brillarán para siempre como las estrellas del cielo" (Daniel 12:3) Según la Biblia, los maestros también te ayudan a andar por el buen camino. Aunque a veces no te guste lo que te aconsejan, debes pensar que lo que te dicen es para tu bien. ¡Escuchalo!
Pero ahora te toca a ti… ¿Qué pondrías si tuvieras que hacer un acróstico de Alumno? Las palabras tienen que describir qué puedes hacer tú por tu maestra. 
¿Quieres saber que pensé? 

Amo - ¡Qué lindo es cuando los alumnos les dicen a las maestras que las quieren! Con palabras o actitudes
La ayudo – Es una alegría tener alumnos “ayudadores”… más aún cuando la ayuda viene sin pedirla. 
Une – Los alumnos que pelean dividen a la clase, los alumnos que aceptan al otro como es, unen a la clase. 
Me esfuerzo - ¡Qué feliz se siente una maestra cuando ve a sus alumnos esforzarse en hacer las tareas! 
No le falto el respeto – La valoro, acepto lo que me dice, tengo en cuenta sus consejos. 
Obedezco – Aunque no me guste lo que me dice, hago caso… Ella sabe lo que es mejor para mí. 

Y la Biblia también habla de los alumnos. En Lucas 6:40 dice: “El alumno no sabe más que su maestro; pero, cuando termine sus estudios, sabrá lo mismo que él.” La clave para conseguirlo es atender a lo que dice el maestro, respetarlo, aceptar sus consejos y correciones, escucharla, valorarla. 

¡Qué bueno todo lo que descubrimos en las palabras MAESTRA y ALUMNO! Agradece a tu maestra por todo lo que hace por vos y piensa en lo que tú puedes hacer por ella. Y el Día del Maestro, no te olvides de decirle ¡¡¡Gracias!!!! y ¡¡¡Feliz día!!!!


1 comentario: