miércoles, 12 de agosto de 2015

Niños de la Biblia: María, una niña obediente

¿Alguna vez jugaste a “Simón dice”? ¿En qué consiste el juego? ¿Cuál es la clave para ganar en ese juego? Gana el que hace lo que Simón quiere. Si “Simón dice: salten en un pie”, gana el que salta y pierde el que no lo hace. En definitiva, gana el que obedece. Según el diccionario, “Obedecer” es “cumplir la voluntad de quien manda”.
 En la Biblia tenemos la historia de una niña que fue obediente a su madre. Su nombre es María y era la hija mayor de una familia judía. Su hermano se llamaba Aarón y en la panza de su mamá había otro en camino. En ese tiempo, su pueblo era esclavo de Egipto. Este pueblo era muy fuerte y tenían muchos hijos. Por eso el gobernador de Egipto mandó matar a todos los bebés varones de los judíos que nacieran.
Llegó el momento de que naciera el hermanito de María. ¿Qué sería? ¡Un varón! ¿Y ahora? ¿Qué pasaría con él? Lo escondieron durante tres meses, pero ya no se podía más… Así que la mamá puso al bebé en una canastita y la dejó entre los juncos del río Nilo. María se quedó cerca mirando que pasaba, como su mamá le debe haber pedido. María fue una niña obediente!!
Un rato después llegó al río la princesa, quién descubrió la canasta y al bebé, mientras caminaba por la orilla. María, se acercó a ella y le dijo que conocía a una señora que podía cuidar al bebé. ¡Su mamá! La princesa estuvo de acuerdo… así que la mamá de María cuidó de su hermanito hasta que el niño creció y lo tuvieron que llevar al palacio. María salvó a su hermanito por ser una niña obediente. Su hermanito, al que le pusieron por nombre Moisés, fue un hombre muy importante, usado por Dios para guiar a su pueblo.
 El obedecer tiene consecuencias buenas para vos y para los demás. Por eso dice la Biblia: “Ustedes, los hijos, deben obedecer a sus padres en todo, pues eso agrada al Señor.” (Colosenses 3:20) Muchas veces no nos gusta obedecer, porque nos piden cosas que no nos gustan, o que nos dan pereza, o que son lo contrario a lo que queremos hacer. Pero recordemos que son para nuestro bien y que el obedecer agrada a Dios.
¿A quiénes debemos obedecer?
ü  A papá y a mamá
ü  A los adultos
ü  A quienes son autoridad sobre nosotros: maestras, profesores, directores, personas que nos cuidan…
¿Quiénes más? Recuerda… el obedecer agrada a Dios y por lo tanto, es para tu bien.


4 comentarios:

  1. me encanto esta leccion pequeña sencilla y con mucho poder de hacer entender a los niños lo importante que es obedecer a los padres :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que te guste Skarleth. Es una bendición el poder compartirlo.
      Cariños desde Uruguay

      Eliminar
  2. gracias! podrían agregar visuales para que refuerce mas la historia biblica bendiciones :D

    ResponderEliminar
  3. Me encantaría poder responder a tu solicitud, pero por ahora no estamos elaborando ayudas visuales. Puedo invitarte a entrar en http://delostales.blogspot.com.ar/p/membresia.html
    Es el blog de una amiga que tiene muchísimo material visual que puede serte de ayuda.
    Igualmente tomaré en cuenta tu pedido e intentaré iniciarme en eso. Bendiciones

    ResponderEliminar