viernes, 14 de agosto de 2015

Niños de la Biblia: Josías, el niño que encontró un gran tesoro

¿A quién le gusta jugar a la búsqueda del tesoro? ¿Recuerdan como se juega? Tenemos que seguir pistas que vamos encontrando hasta llegar al objetivo: EL TESORO ¡Qué bueno es encontrar el tesoro! ¡Abrirlo y disfrutar lo que encontramos en él!
En la Biblia encontramos la historia de un niño que encontró un tesoro sin tener pistas que lo guiaran. Un
niño muy especial… dejó de jugar con autitos y pelotas para comenzar a trabajar… Un niño que con solo 8 años se transformó en rey!!!! Su padre, el rey anterior, no quería obedecer a Dios así que dejó que el pueblo adorara a otros dioses falsos. El templo de Dios quedó completamente abandonado.
Pasaron los años y Josías que amaba a Dios a diferencia de su padre, tomó una decisión. Cuando tenía 18 años, dio la orden de comenzar a reconstruir el templo. Contrató carpinteros, albañiles y constructores para que comenzaran la tarea. Les dio dinero para que compraran los materiales. Eligió personas para que se encargaran de guiar el trabajo… Cuando estaban en medio de la obra, encontraron algo que hacía tiempo estaba olvidado. ¡La Biblia! En ese entonces, le llamaban “El libro de la ley”.
Josías, inmediatamente comenzó a leerla y se dio cuenta que el pueblo no estaba cumpliendo nada de lo que ahí estaba escrito. Enseguida mandó destruir los altares que tenían para los dioses falsos y ordenó quemar todas las estatuas que tenían para ellos. Reunió al pueblo y les leyó este libro para que comenzaran a cumplir lo que en él estaba escrito.
¡Qué lindo tesoro encontró Josías! ¡Qué bien le hizo al pueblo encontrar este tesoro! Pudieron cambiar la manera de vivir y corregir las malas costumbres que tenían. Lo primero que hicieron fue volver a celebrar la Pascua. Ese día ellos recordaban que Dios los había liberado de ser esclavos de los egipcios y les había dado una tierra para ellos.
¡Eso es lo que hace este tesoro, la Biblia! Dice el Salmo 119:105: “Tu palabra es una lámpara que alumbra mi camino.”. La Biblia nos muestra el camino que debemos seguir. Nos muestra lo que hacemos bien para que sigamos haciéndolo, pero también nos muestra lo que está mal, para que lo corrijamos. Eso nos dice el Salmo 119:9: “Sólo obedeciendo tu palabra pueden los jóvenes corregir su vida.” Y los niños y los adultos también…
Nosotros no tenemos que buscar el tesoro para poder saber lo que Dios tiene para nosotros. ¡Tenemos la Biblia con nosotros, tenemos el tesoro! La podemos leer cuando tenemos ganas, cada día escuchamos de ella en los devocionales, cuando vamos a la iglesia…
¿Qué esperamos para obedecer lo que Dios dice ahí?
El Salmo 119:47 dice: “Yo amo y deseo tu palabra pues me llena de alegría.”
Este maravilloso Tesoro nos muestra que es lo mejor para nosotros y por eso, nos hace felices, nos da alegría! 


No hay comentarios:

Publicar un comentario