jueves, 30 de julio de 2015

¿Qué pasa en tu cabecita?

Alguna vez te preguntaste, ¿qué estará pasando dentro de mi cabeza?



Luego de mirar “Intensamente” esta pregunta ya tiene su respuesta. Por lo menos pudimos saber qué pasaba en la cabeza de Riley.  Seguramente muy parecido a lo que pasa en la nuestra.

En nuestro “cuartel general” alguna de nuestras emociones está en control.

Por ejemplo cuando “Alegría” está al mando, estás muy feliz, todo te parece genial, aún le encuentras el lado positivo a los problemas. Por ejemplo aunque llueva un día de vacaciones se te ocurren ideas para disfrutarlas: juegos de mesa, cocinar con mamá torta fritas, dibujar en el vidrio empañado, hacer manualidades… La lluvia no te arruina las vacaciones.

Pero, ¿qué pasa cuando “Desagrado” está en el control? Es un bajón el día de lluvia en vacaciones. No te sirve ninguna de las propuestas de mamá, la peli es aburrida, el libro ya lo leíste, cocinar no te gusta y hacer manualidades te da mucha pereza.

Y ni que hablar cuando la que manda es “Tristeza”, solo pensamos en lo negativo de las vacaciones en invierno. “No podemos IR A NINGÚN LADO porque hace frío o llueve”. En esos momentos ni te acuerdas del cine, el teatro y todo lo que puedes hacer en casa.

El problema está cuando “Furia” entra en acción. Ya no solo ves lo negativo y nada te gusta, sino que además te enojas por cualquier cosa. Tu hermano te molesta picando la pelota en casa, ya no aguantas a tu hermana hablando con sus amigas todo el tiempo,  mamá es una pesada pidiéndote que tengas el cuarto ordenado y papá no tuvo mejor idea que ir a la casa de los abuelos a visitarlo. ¡No los aguanto más!

O quizás tampoco disfrutaste las vacaciones porque “Temor” es el que dirige tus acciones. “¿Vamos al Parque Rodó? No, porque nos puede pasar algo en esos juegos…”, “¿Y si salimos a jugar en los charcos? Seguramente nos engripamos y después vamos a pasar todo la semana  enfermos”, “Ya sé, salimos a andar en bici por el Prado. ¿Y si nos perdemos?” Solo piensas en lo malo que te puede pasar, en vez de lo mucho que te puedes divertir.

Alegría, Tristeza, Furia, Temor y Desagrado además de ser “simpáticos personajes “son emociones con las que Dios nos creó. Las emociones son mecanismos que nos  ayuden a reaccionar con rapidez ante situaciones que nos pasan. Dios no puso las emociones  en nosotros por casualidad y no son ni malas ni buenas. Ellas cumplen  una función muy importante para que nos relacionemos con los demás y con nosotros mismos. Pero no son ellas las que tienen que tener el control de nuestras vidas.  Efesios 5:18 nos dice quién debe hacerlo: “… permitan que sea el Espíritu Santo quien los llene y los controle.”  Si se lo pedimos dice la Biblia que “… Dios no nos ha dado un espíritu de timidez, sino de poder, de amor y de dominio propio.” (2ª Timoteo 1:7)

Dios puede ayudarnos a saber como actuar en todas las situaciones, solo tenemos que pedírselo y dejar que él sea quien controle nuestro “cuartel general”. ¿Qué te parece?


No hay comentarios:

Publicar un comentario