viernes, 29 de mayo de 2015

La araña - un animalito paciente y auténtico

Ya conocimos dos de los animalitos sabios: la hormiga y la langosta. ¿Te animas a adivinar cuál es el tercero? Su nombre comienza y termina con la misma letra.
Si, ¡la araña! Pero, ¿la araña es sabia? ¿Puede enseñarnos algo bueno? Aunque no lo creas… la Biblia dice que es uno de los animalitos sabios. Veamos por qué.

¿Cómo son las arañas?


Estos animalitos no tienen ningún poder ni belleza sin embargo son muy sabias y astutas. Entre ellas se encuentran expertos marineros, carpinteros que hacen torres, nadadoras, otras que pueden caminar sobre el agua. También las que se lanzan por el aire y caminan largas distancias en su paracaídas de la tela que la araña fabrica.
Las arañas son de diferentes tamaños, algunas son tan pequeñas como la cabeza de un alfiler y otras tan grandes como para cazar pajaritos. Debajo de su cuerpo tiene como una bolsita de donde saca el jugo que usa para fabricar el hilo de las telas arañas.

¿Dónde viven las arañas?

Muchas veces pensamos que este insecto vive solamente en casas abandonadas o sucias. Pero no es así. Mirá lo que dice Proverbios 30:28, “La araña que atrapas con la mano y está en palacios del rey.” ¡Hasta en el palacio encontramos arañas! Pero también en el agua. Las que se llaman araña de agua son muy inteligentes, fabrican una casita en forma de campanita debajo del agua. Hay otras que hacen un hueco profundo en la tierra, lo forran con hilo sedoso, hacen una puerta en la abertura que abre y cierra.
¿Qué nos enseña la araña?
  •             Las arañas son siempre iguales. No cambian sus costumbres ni lo que hacen de acuerdo al lugar donde estén. Son las mismas arañas en una casa abandonada que en el palacio del rey. ¿Cómo sos tú? ¿Cambias tu forma de ser de acuerdo a donde estés o con quién estés? Por ejemplo, ¿cómo es tu comportamiento cuando estás solo? ¿Y cuando estás con tus padres? Dios quiere que seas siempre igual, estén o no tus padres contigo. Siempre debes ser obediente a lo que ellos te dicen.
  •             Las arañas son pacientes. No tienen apuro por conseguir su objetivo. Tejen con delicadeza la telaraña y esperan que su presa caiga en la trampa. ¿Puedes esperar lo que quieres o te pones insistente hasta conseguirlo? ¿Qué haces cuando papá o mamá te prometen algo? ¿Se los recuerdas todo el tiempo o esperas a que te lo den? Mira lo que dice la Biblia: “Es de sabios tener paciencia…” (Proverbios 19:11)
Dos grandes enseñanzas nos dejaron las sabias arañas:
  •           Seamos iguales en todos lados, con o sin papá y mamá.
  •       Seamos pacientes. Esperemos y no nos pongamos nerviosos.


La Biblia tenía razón… ¡la araña es un animalito sabio! ¡Vale la pena aprender de ella!


miércoles, 27 de mayo de 2015

La langosta - un animal que avanza

La Biblia habla de cuatro animalitos sabios. Uno de ellos es la hormiga y otro la langosta. ¿Conoces a la langosta? ¿Qué sabes de ellas?

¿Cómo viven?

Este insecto vive en enjambres y juntos parecen un destructor ejército, ya que son capaces de devorar una enorme cantidad de vegetación.

¿Cómo trabajan?

La Biblia nos da la respuesta: “Las langostas no tienen rey pero marchan en fila.” Proverbios 30:27. ¡Qué animal más organizado! Aún sin tener quién las dirija, las langostas se ordenan para marchar hacia su objetivo. Millones de ellas se agrupan en cuadrillas, cubren la tierra de sombra, producen un zumbido que se oye  gran distancia, a medida que arrasan con todo lo que encuentran a su paso. Sus fuertes mandíbulas, les permiten cortar con mucha facilidad, hojas, verduras y aún las cáscaras de los árboles. Por esto los campesinos les tienen “terror”, ya que pueden ocasionar grandes desastres.

¿Qué podemos aprender de ellas?

¿Habrá que comer mucho y arrasar con todo lo que hay en la heladera de casa? NOOOOOOOO!
Las langostas nos enseñan algo mucho más importante… Son animalitos tenaces… ¿Qué quiere decir esto? No paran hasta alcanzar su objetivo. Si se proponen algo, buscan la manera de conseguirlo. Suben paredes, cruzan los campos y siguen siempre adelante a pesar de los obstáculos. Saben a dónde van y que quieren, a pesar de que no tienen ningún jefe que los guíe. Hasta que no cumplen con su tarea no empiezan con otra. Nada los detiene.

¡Qué buen ejemplo a imitar! La langosta alcanza el objetivo que se propone. ¿Qué haces tú? ¿Qué pasa cuando te encuentras con un obstáculo? ¿Te detienes, largas todo o sigues adelante? Por ejemplo, este año te propusiste aprender inglés. Haces los deberes, prestas atención a las clases, estudias… pero en la prueba no te va como pensaste. ¿Qué haces? Bajas los brazos y no estudias más. ¿Está bien? Claro que no… sigue insistiendo. En la Biblia, Pablo nos da su ejemplo, dice: “Así que sigo adelante, hacia la meta…” Filipenses 3:14. No te detengas ante los problemas o las dificultades. Pídele a Dios que te ayude, confía en él y obedécele… De esa manera, alcanzarás tus objetivos como la langosta.

¿Recuerdas el consejo de Josué 1:9?
“Esfuérzate y sé muy valiente…” – pon lo mejor de ti para alcanzar tu objetivo.
“…no temas ni desmayes…” – aunque aparezcan dificultades y problemas, no te detengas.
“…porque Jehová tu Dios estará contigo adondequiera que vayas…” – no estás solo. Dios está a tu lado, solo tienes que pedírselo.

¡Qué buen ejemplo la langosta! ¿La imitamos?


viernes, 22 de mayo de 2015

La hormiga, un animalito con mucho talento

Una adivinanza: Somos pequeñas pero fuertes, hacemos largas filas y siempre, siempre, trabajando nos tienes. ¿Quiénes somos?

Si, ¡la hormiga!

¿Qué conoces de las hormigas? Seguramente en alguna oportunidad han conversado en clase sobre este tema.

Pero, ¿sabes que la Biblia también habla de ellas? Mira lo que nos dice en Proverbios 6:6, “¡Vamos, joven perezoso, fíjate en la hormiga! ¡Fíjate en cómo trabaja, y aprende a ser sabio como ella!”. La Biblia dice que tenemos que aprender de las hormigas porque ellas son sabias.

¿Se te ocurre qué podemos aprender de las hormigas?

¿Sabías que las hormigas son muy buenas arquitectas? Hay veces que sus casas tienen de 30 a 40 pisos y cuartos subterráneos inmensos. Utilizan como materiales de construcción: tierras, hojas, pedacitos de madera que cuando se mojan con la lluvia y se secan al sol, se endurecen de una manera admirable. ¡Qué ingeniosas que son! ¿Qué haces tú cuando tienes que preparar un trabajo? ¿Te sientas a esperar que mamá o papá te digan cómo hacerlo o piensas formas tú solo? Tú tienes la capacidad de pensar por ti solo cómo se hacen las cosas. Puedes diseñar un dibujo, realizar una maqueta, preparar una manualidad. Tú también eres ingenioso.

Además de ingeniosas, las hormigas son organizadas y trabajan siempre unidas. Cada una tiene un trabajo determinado: hay soldados que tienen mucha habilidad para morder; hay las que hacen túneles debajo de los ríos y edifican puentes de un lado al otro; hay hormigas que cortan las hojas y las llevan encima como si fueran paraguas y por eso se las llama “hormigas paraguas”; y también las que se unen para rescatar a las que están en peligro. ¡Qué ejemplo para nosotros! ¿Te gusta trabajar en equipo? ¿Cómo trabajas en equipo? 
¿Eres de los que se dividen las tareas o del que hace todo o del que no hace nada? Imita a la hormiga, dividan la tarea de acuerdo a las habilidades de cada uno. Si uno es más prolijo para escribir, esa será su tarea. El que dibuja lindo, se encargará de esa parte y pintará el que lo haga mejor también. Pero seguramente, cada uno tendrá su responsabilidad. ¡Tú también puedes trabajar en equipo!

Las hormigas son responsables, ellas cumplen siempre con el trabajo que se les asignó. Por ejemplo: las que tienen que conseguir el alimento, no lo vigilan porque es más cómodo, porque esa tarea la cumplen otras. ¡Qué bueno que es cuando tú eres responsable con la tarea que se te asignó! De esa manera eres útil a los demás.

Además de ingeniosas, organizadas y responsables, las hormigas son previsoras. ¿Qué significa eso? Proverbios 30:25 nos da la respuesta: “Las hormigas, insectos muy pequeños que guardan comida en el verano, para tener suficiente en el invierno” Guardan cuando hay, para tener cuando no haya. ¿Qué puedes guardar ahora? Puedes guardar conocimientos, aprendizajes, experiencias. Aprovecha que tienes tiempo y energías para estudiar y aprender mucho. Tú también puedes ser previsor!

¿Qué nos enseñó este animalito? Nos enseñó a ser ingeniosos, organizados al trabajar en equipo, responsables al realizar nuestras tareas y previsores, guardando cuando hay para cuando no haya.

¡Qué buen ejemplo que es la hormiga!


jueves, 14 de mayo de 2015

¡Qué familia mi Familia!


¿Qué familias famosas conoces? Por ejemplo

Los Simpsons.
Es una familia que vive en Estados Unidos compuesta por el papá Homero, la mamá Marge y los hijos Bart, Liza y Maggie. ¿Qué sabes de ellos? Marge es una mamá que está preocupada por sus hijos y la casa, mientras que el papá es todo lo contrario. Lisa y Bart están siempre peleando y no le dan importancia a su hermanita menor.

Los Increíbles. Es una familia de super hérores. Todos sus integrantes tienen algún poder especial. Bob o Mr Increíble, el papá, tiene mucha fuerza. Helen o Elasticgirl, la mamá, tiene la capacidad de estirarse como un elástico. Tienen tres hijos: Violeta, Dash y Jack-Jack, cada uno de ellos con poderes. Violeta puede volverse invisible, Dash es muy veloz, al punto de correr sobre el agua y por último Jack-Jack el más pequeño, puede quemar cosas, tiene visión láser y puede transformarse.



Los Picapiedras. Es una familia que se supone vive en la Edad de Piedra. Está integrada por Pedro, Vilma y su hija Pebbles. Ellos tienen una familia amiga que los acompaña a todos lados: Pablo, Betty y Bam Bam Mármol.

¡Qué diferentes cada una de estas familias! Lo único que tienen en común es que en todas hay papá, mamá e hijos. ¿Cómo es tu familia? ¿Quiénes la integran?  No hay dos familias iguales. Podemos tener la misma cantidad de integrantes, pero igualmente vamos a ser distintos. Tendremos costumbres distintas, actitudes distintas, tradiciones distintas, reglas distintas… porque están formadas por personas distintas.

 ¿Cómo es la familia que a Dios le agrada?

Dios es el creador de la familia. Cuando él creó a Adán no quiso que se quedara solo. Le creó a Eva para que fuera su esposa y compañera. Dios quiso que el hombre y la mujer se unieran para formar una familia. Ese fue el primer matrimonio. No hubo ni vestido blanco ni fiesta, pero sí mucha felicidad porque estaban obedeciendo a Dios. Estaban formando una familia. Dios quiso que esta familia creciera y les dio una orden: “Quiero que se reproduzcan, quiero que se multipliquen…” (Génesis 1:28) En pocas palabras les dijo: “Quiero que tengan hijos”. Y eso hicieron Adán y Eva…  Nacieron Caín y Abel. ¡Esa fue la primera familia!

Pero, ¿qué espera Dios de los que integran la familia?

 A los padres les dice: “… padres, no hagan enojar a sus hijos. Más bien edúquenlos y denles enseñanzas cristianas.” (Efesios 6:4) ¡Qué bueno! Dios les dice a los padres que no hagan enojar a sus hijos… pero no dice que no los corrijan… ¡No te confundas! Dios quiere que los padres eduquen a los hijos y que lo hagan como dice la Biblia.

A los esposos les dice: “…los esposos deben amar a sus esposas y no ser groseros ni duros con ellas.” (Colosenses 3:19) y a las esposas: “las esposas, deben obedecer a sus esposos…” (1ª Pedro 3:1) Dios quiere que los esposos se traten bien, con cariño y respeto. Que se demuestren que se aman de todas las maneras, con caricias, besos, pero también con palabras y actitudes.

A los hijos les dice: “Obedezcan y cuiden a su padre y a su madre.” (Efesios 6:2) ¿Los hijos tenemos que cuidar a los padres? ¿No es al revés? Tú puedes cuidar a tus padres también. Si les obedeces los cuidas, si los ayudas con las cosas en casa, los cuidas; si les das alegrías, los cuidas; si los respetas, los cuidas.

¿Tu familia agrada a Dios? ¿Cumplen con lo que Dios quiere? Quizás en algunas cosas si, en otras no. ¿Por qué no empezamos a intentar hacerlo el día de la familia? Empieza tú… haz tu parte y ora por tu familia. ¡A Dios le importa tu familia y quiere lo mejor para ella!


sábado, 9 de mayo de 2015

Mi Mamá tiene super poderes...




Hagamos un test de Súper héroes. Veamos cuánto los conoces…
  • ¿Cuál es el poder de Spiderman? Tirar telarañas desde sus muñecas.
  • ¿Qué le quita el poder a Superman? La criptonita
  • ¿Quién es uno de los enemigos de Batman? El pingüino
  • ¿Cuáles son los poderes de Super Mamá? ¿Los conoces? Te los presento:




¿Qué hacemos con una mamá así? La Biblia nos da la respuesta: “¡Que todo el mundo reconozca los frutos de su esfuerzo! ¡Que todos en la ciudad la alaben por sus acciones!” (Prov. 31:31) Dios quiere que valores lo que mamá hace por ti cada día, que se lo digas, que le obedezcas, que la respetes, que le devuelvas con buenas actitudes hacia ella también. ¿Ya pensaste que vas a regalarle a tu Super Mamá? Efesios 6:2 te da una idea: “Obedezcan y cuiden a su padre y a su madre”.

viernes, 1 de mayo de 2015

¡Feliz día Trabajadores!

El 1° de mayo en todo el mundo recordamos el Día del Trabajador.  ¿Quiénes se merecen un “Feliz Día”? Los que son trabajadores, o los que trabajan. ¿Todos somos trabajadores?


Veamos que dice el Diccionario: Trabajar es  “Ocuparse en cualquier actividad física o intelectual.”  Entonces, somos muchos los que trabajamos.  ¿Se animan a hacer un juego? Es muy importante para este juego tener mucha memoria… Alguien en la clase comienza diciendo un trabajo, una profesión, un oficio… por ejemplo “maestra”. El que le sigue debe decir ese trabajo y uno más… “maestra, carpintero”… y así hasta que alguien no recuerde todos los trabajos que fueron mencionando. ¡Vamos a ver cómo nos va!

¿Son muchos o pocos los trabajos? Muchísimos!!!!  Cada uno encuentra el trabajo adecuado. No todos podemos hacer todos los trabajos, pero sí todos tenemos que hacer con alegría nuestro trabajo. Eso es lo que dice la Biblia:”…no hay nada mejor para la gente que ser feliz con su trabajo.” (Eclesiastés 3:22)

Entonces, ¿todos los que somos felices con nuestro trabajo merecemos un “feliz día”? Claro que sí, pero además, la palabra TRABAJO nos descubrirá cómo tenemos que trabajar…

Con…

Tenacidad. ¿Qué quiere decir eso? Tenemos que conseguir lo que nos propusimos. “Este año voy a cumplir con todos los deberes”. ¡Qué buena meta! Por más que un día esté cansado, no voy a bajar los brazos… voy a descansar un poco, juntar fuerzas y hacer los deberes. Tengo que ser firme para cumplir lo que me puse como meta.

Responsabilidad. La Biblia dice: “Las palabras sabias producen muchos beneficios, y el arduo trabajo trae recompensas”. (Proverbios 12:14) Si soy responsable con la tarea que tengo que cumplir, voy a ser premiado. ¿Por quién? Por papá y mamá, por la maestra, por mis amigos, por Dios. A veces el premio puede ser algo que queríamos… un juego nuevo, una pelota, figuritas para el álbum… otras veces puede ser hacer algo juntos… y otras veces un ¡Te felicito! tiene que ser un gran premio para nosotros. Tiene tanto valor como las otras cosas.

Alegría. Cuando trabajamos tenemos que estar alegres. Tenemos que disfrutar lo que hacemos. Eclesiastés 5:19 dice: “Disfrutar del trabajo y aceptar lo que depara la vida son verdaderos regalos de Dios.”. Cuando alguien da un regalo, quiere que nos alegremos. Eso mismo quiere Dios, que seas feliz al trabajar.

Buena voluntad. Ponerle ganas. “Los perezosos pronto se empobrecen; los que se esfuerzan en su trabajo se hacen ricos.” (Proverbios 10:4) No hagas tu trabajo de cualquier manera. Esfuérzate, dedícale tiempo, da lo mejor de vos. Si lo haces, vas a tener buenos resultados: buenas notas, aprender mucho, felicitaciones de los demás… eso y mucho más, es ser rico!

Amor.Y todo lo que hagáis, hacedlo de corazón…” (Colosenses 3:23) Hacé las cosas con amor. Tus deberes, tus tareas en el colegio, los trabajos en equipo, hacer tu cama, ordenar tu cuarto, levantar los platos de la mesa, hacer mandados… Todo lo que hagas, hazlo con amor… lo que te gusta y lo que no.

Jugando. ¿Se puede trabajar jugando? Cuando uno juega, se divierte. Si piensas que estás jugando, te aseguro que tus tareas te resultarán divertidas, pero si todo el tiempo piensas “es difícil, aburrido, imposible”… seguramente pases un muy mal momento al trabajar.

Obediencia. Cuando alguien nos da una tarea para realizar, no siempre podemos hacerla como queramos. Muchas veces tenemos que seguir reglar, indicaciones. Si eres obediente, papá y  mamá estarán felices con la tarea que haces. Lo mismo sucederá con la maestra. Las reglas, las consignas, las indicaciones de una tarea son necesarias para que el resultado sea muy bueno. Por eso es importante obedecer.

El que hace su trabajo con tenacidad, responsabilidad, alegría, buena voluntad, amor, jugando y en obediencia merece un ¡Feliz día! Seguramente tú eres uno de ellos.