lunes, 27 de abril de 2015

¿Quién lo votó?

En nuestro país elegimos Presidente, Intendente y otros cargos de gobierno a través de votaciones. ¿Qué sabes acerca de esto? Por ejemplo:

- Las personas mayores de 18 años pueden votar.

- Para votar tienen que ser ciudadanos del país.

- El voto es secreto. Los demás no ven a quién estás eligiendo.

- Es obligatorio votar. Todos los ciudadanos tienen que hacerlo.

Y del Presidente, ¿cuánto sabemos?

- ¿Quiénes pueden ser Presidentes? Los ciudadanos que tienen más de 35 años y que nacieron en el país o son hijos de padres uruguayos aunque hayan nacido en otro lugar.

- ¿Cuánto tiempo está el Presidente? Cinco años y si quiere volver a serlo, tiene que esperar un período. Eso quiere decir que tiene que haber otro Presidente después de él.

- ¿Las mujeres pueden ser Presidentes? Claro que sí.

Y a los Ministros, ¿quién los elige? El Presidente los elige, porque ellos son algo así como su “equipo de trabajo”. No es cualquier persona la que integra este equipo. Tienen que prepararse, conocer mucho sobre el tema que les toca, ser responsables y tienen que contar con la confianza del Presidente.

En la Biblia encontramos la historia de un joven que fue algo así como un Ministro de Egipto o quizás el Vicepresidente. No lo votaron… el Faraón lo eligió. Miren lo que le dijo: “Por eso, a partir de este momento quedas a cargo de mi palacio y de todo mi pueblo. Todos en Egipto tendrán que obedecerte. Sólo yo tendré más poder que tú, porque soy el rey.” (Génesis 41:41) ¡Tenía una responsabilidad muy grande! Era la persona más importante en Egipto luego del Faráon, todos tenían que obedecerle.

¿Por qué lo eligió el Faraón? Él mismo dio la respuesta cuando dijo: “En ningún lado vamos a encontrar a nadie más inteligente que este joven” (Génesis 41:38) Faraón se dio cuenta cuando José le propuso un plan muy bueno para que su país no pasara hambre. Pero además reconoció quién ayudaba a José. “Dios te ha dado a conocer todo esto, y eso quiere decir que no hay nadie tan sabio e inteligente como tú.” (Génesis 41:39) Esta fue la habilidad, el talento que Dios le dio a José. Y él lo usaba para ayudar a otros. No era egoísta y gracias a eso, todos los habitantes de Egipto no pasaron hambre durante muchos años en que no había comida en los alrededores.

“Dios nos ha dado a todos diferentes capacidades, según lo que él quiso darle a cada uno.” (Romanos 12:6) A vos también Dios te dio habilidades y talentos; eres muy bueno haciendo algo. ¿Sabes cuáles son? ¿En qué sos bueno? Quizás en matemáticas, escribiendo, dibujando, haciendo manualidades, resolviendo problemas, en deportes… ¿Qué haces con esas habilidades? ¿Para qué las usas? Mira lo que dice la Biblia: “No dejes de usar las capacidades especiales que Dios te dio…” (1 Timoteo 4:14). Úsalas y hazlo también para ayudar a otros. Puedes colaborar con un compañero que no le salen los deberes, o con tu hermano más chico que le cuesta hacer el dibujo que le pidió la maestra, o con mamá, papá, la maestra, los abuelos. ¡Todos pueden ser ayudados por ti! Y tú también puedes recibir la ayuda de otros!

Gracias a que José usó las habilidades que Dios le dio y ayudó a los demás, nadie pasó hambre ni en Egipto ni en los países vecinos. Los que te rodean, ¿también disfrutan de tus habilidades? ¡No te pierdas la alegría de ayudar a otros con las habilidades que Dios te dio!





1 comentario:

  1. Que bonito.. gracias por este aporte es una ayuda y una bendición para mi vida..

    ResponderEliminar