sábado, 16 de abril de 2016

La Tierra también tiene su día

¿Sabías que el 22 de abril es el Día de la Tierra? Desde 1969, ese es el día para celebrarlo. Todo
comenzó en los Estados Unidos, cuando un senador, cansado de que sus reclamos por el cuidado del Medio Ambiente no fueran escuchados, decidió hacer una protesta. Buscó la ayuda de otras personas que se preocupaban por el planeta y así inició un grupo que comenzó a luchar por el cuidado de la Tierra.

¿Por qué será necesario dedicarle un día a la Tierra? Quizás porque nos estamos olvidando de una tarea que Dios puso en nuestras manos.

¿Recuerdas cuándo comenzó todo? Viajemos en el tiempo…

“Cuando Dios comenzó a crear el cielo y la tierra… no había en ella nada…” El primer día Dios separó la luz de la oscuridad, creando el día y la noche. Luego separó las aguas, creando el cielo. Al llegar el tercer día, separó las aguas de la tierra e hizo que esta diera fruto, creando los árboles y las plantas. Luego colocó luces en el cielo… estrellas y la luna en la noche y el sol en el día. Ya en el quinto día, Dios creó seres vivos que vuelen y otros que vivan en el mar. Luego otros animales… domésticos, salvajes, reptiles e insectos. Y por último al hombre. (Génesis 1)

Dice la Biblia que cuando Dios terminó su creación dijo que era “Buena en gran manera”. Estaba muy conforme con lo que había creado. Era excelente. Por eso le dio una tarea al hombre: “…llenen el mundo y gobiérnenlo…” (Génesis 1:28) Le estaba pidiendo que lo cuide, que lo mantenga como él lo había creado.

¿Lo hicimos?

¡Realmente no! Es por eso que tenemos que tener un día para pensar en cómo obedecer a Dios y realizar la tarea que nos dio… Cuidar su creación.

¿Qué podemos hacer para ser buenos “cuidadores” de la Tierra? ¿Qué ideas se te ocurren? Te damos algunas más…


Ahorra agua siempre que puedas

Siempre que puedas, recolecta y reutiliza el agua.

Mantén cerrada la canilla mientras no necesites el agua.

Riega por la mañana o bien tarde para que el agua no se evapore enseguida.

Apaga las luces cuando no las necesites.

Aprovecha la luz natural.

Siempre que puedas, utiliza la bicicleta o camina para trasladarte.

Cuida y reutiliza las hojas de papel.

Recicla tu basura y todo lo que puedas.

Clasifica la basura

Utiliza productos reciclados.

Evita utilizar bolsas de plástico cuando puedas usar otras.

Planta árboles y plantas

No tires papeles ni residuos en la calle

Cuida los animales y no los lastimes por diversión.

Evita usar aerosoles.


¿Muy difícil?


Comienza con aquellas cosas que tú puedas decidir si haces o no. Hazlo con lo que te rodea… tu casa, el colegio, la plaza, el parque, la playa... Cuida la creación que Dios hizo con tanto amor para que tú y yo la disfrutemos. Recuerda que cuando terminó, Dios dijo: “Es bueno en gran manera”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario