lunes, 9 de marzo de 2015

Una búsqueda del tesoro especial

El hombre más sabio de la historia un día se hizo una pregunta: “Una gran mujer, ¿quién la encontrará?”
¿Es posible encontrarla? ¿Qué características tiene que tener una gran mujer? Se escuchan ofertas…


Salomón, este gran hombre sabio, se dio él mismo la respuesta. Veamos si coinciden con las nuestras…

{  Es de confianza. “Su marido puede confiar en ella…” (Prov. 31:11) Su marido, sus hijos, sus amigos, sus padres, sus maestros, todo el que la rodea, puede confiar en ella. Le contás un secreto y solo ella lo conoce. Le prestás algo y lo cuida como si fuera lo más valioso.

{  Es buena. “Esa mujer le hace bien y no mal…” (Prov. 31:12) Cuando piensa en qué puede hacerle al otro solo le salen cosas buenas. Ayudar, compartir, acompañar, consolar. No piensa en vengarse, “darle una lección”…

{  Es habilidosa. “Ella encuentra lana y lino y laboriosamente los hila con sus manos” (Prov. 31:13) En otras palabras es una genia haciendo manualidades!!!! Hace el dobladillo de los pantalones, cose un botón cuando se sale, remienda el agujero que nos hicimos en la rodilla del pantalón jugando al fútbol, y nos prepara un divertido disfraz de super héroe para el campa del cole.

{  Se preocupa de alimentar a a los suyos. “…trae alimento de lejos.” (Prov. 31:14) ¡Qué lindo es llegar a casa y sentir rico olor a comida casera! Torta, galletitas, pancitos caseros, pizza… Ella se encarga de que cada comida esté a tiempo y sea saludable.

{  Es esforzada. “Ella es fuerte y llena de energía y es muy trabajadora” (Prov. 31:17). Es responsable con sus tareas: los deberes, las cosas de la casa, los cuidados médicos… todo lo que le piden que haga y sabe que tiene que hacer. No lo hace de mala gana y “así no más”, lo hace de la mejor manera.

{  Es solidaria. “Tiende su mano al pobre y abre sus brazos al necesitado.” (Prov. 31:20). Se preocupa por el que no tiene. Comparte su merienda con el compañero que no trajo, o el material que pidió la maestra, aparta de su ropa lo que ya no usará para dárselo al que no tiene…

{  Es un ejemplo. “Su esposo es bien conocido en las puertas de la ciudad…” (Prov. 31:23) o en otras palabras “Todos hablan bien de él”. Si esta mujer fuera un mal ejemplo, dudo que hablen bien de él, todo lo contrario. Seguramente las personas comentarán las cosas buenas que esta mujer hace: es solidaria, habilidosa, esforzada, buena amiga, esposa, madre, hija…

{  Es optimista. “… se ríe sin temor del futuro.” (Prov. 31:25) No está con cara larga todo el tiempo. Siempre piensa en positivo. Alienta a los demás. Anima al que está desanimado. Se levanta todos los días “pum para arriba”.

{  Habla “sabias” palabras. “ Cuando habla, sus palabras son sabias,y da órdenes con bondad.” (Prov. 31:26) No critica, ni se burla, ni hiere con sus palabras… por el contrario anima, consuela, alienta… pero también corrige cuando algo está mal.”

¿Reconoces a tu alrededor a esta mujer? Seguro que sí. Puede ser tu mamá, tu hermana, tu tía, tu abuela, tu maestra… No esperes encontrar en una todas estas características, pero cada una de ellas debe recordarte un nombre.
Mira qué le dijeron los hijos de esta gran mujer: 29 «Hay muchas mujeres virtuosas y capaces en el mundo, ¡pero tú las superas a todas!». El día de la mujer debe ser todos los días. Empieza hoy… Acercate a esa “gran mujer” que tienes cerca y dile: “Sos una gran mujer…Gracias”



No hay comentarios:

Publicar un comentario