viernes, 20 de marzo de 2015

Pon una carita feliz!!!

Muchas veces quizás tu maestra corrigió tus trabajos y colocó caritas. De acuerdo a la manera en que trabajaste, la carita que recibiste. 

Puede haber sido una carita seria, que significaba “Aceptable. Quizás podría haber sido mejor”.
O tal vez, una carita triste que indicaba “La tarea no fue suficiente. Hay que mejorar”

Pero lo más esperado era una carita feliz, algo así como “Excelente trabajo. Te felicito”

Esa carita feliz nos alegra… ¡Nos llena de felicidad! Todas las personas queremos ser felices, pero ¿qué tenemos que hacer?

Algunas personas encontraron como una forma, declarar un “Día Internacional de la Felicidad”. El 20 de marzo lo celebramos. Estas personas, reunidas en la Organización de las Naciones Unidas, quisieron reconocer la importancia de la felicidad y la necesidad de que los gobiernos de cada país lo tengan en cuenta.

Otras personas escriben frases para recordar que es importante ser feliz. ¿Conoces alguna frase que hable de la felicidad? Te cuento una: “No te preocupes, sé feliz” o más conocida como “Don´t worry, be happy”

Pero las claves para encontrar la verdadera felicidad, las encontramos en la Biblia:

¿Qué hay que hacer para ser feliz?

Buscar a Dios. Invitarlo a vivir en nuestras vidas. “Pero que todos aquellos que te buscan estén llenos de alegría y de felicidad en ti” (Salmo 70:4) Si no eres feliz, tienes que pensar: ¿Ya le pedí a Jesús que viva en mí?


Pedírselo a Dios. “Dame felicidad, oh Señor…” (Salmo 86:4) ¿Cuándo fue la última vez que hablaste con Dios? ¿Alguna vez le pediste que te diera felicidad? ¡Hazlo! Él quiere que seas feliz.


Obedecer a Dios. “Hazme andar por el camino de tus mandatos, porque allí es donde encuentro mi felicidad.” (Salmo119:35) ¿Eres obediente? Recordemos algunas cosas que Dios quiere de nosotros: obediencia y respeto a nuestros padres, a los maestros; decir la verdad y no mentir; ser buenos amigos… Si haces lo que Dios espera, serás feliz.


No pensar que solo si tenemos mucho seremos felices. La felicidad no está en el dinero. “Los que aman el dinero nunca tendrán suficiente. ¡Qué absurdo es pensar que las riquezas traen verdadera felicidad!” (Eclesiastés 5:10) No importa cuánto tienes ni qué tienes. Sé feliz con lo que Dios te dio, con lo que tus papás te pueden dar, con lo que consigues por ti mismo. No pienses en lo que te falta, disfruta lo que tienes.


Siguiendo estos consejos no celebrarás el Día de la Felicidad, tendrás 365 días de felicidad… ¡todos los días serás feliz!







No hay comentarios:

Publicar un comentario