lunes, 2 de febrero de 2015

Aventuras en el Desierto - Moisés

El Smartphone de Dios

Si un amigo quiere pedirte algo, ¿qué medios utiliza? Puede ser por teléfono, celular, una carta, un mail, un mensaje de texto, un mensaje por Facebook, Twitter, Whatsapp… ¡Qué maravillosos son los Smartphone! Con ellos podemos comunicarnos de diferentes maneras… es casi imposible no poder encontrar a la persona que estamos buscando.

Dios también tiene Smartphone, y con cada uno de nosotros se comunica de maneras diferentes. ¿Quieres saber qué aplicación utilizó para hablar con Moisés?


Como todos los días, Moisés se encontraba en el campo cuidando las ovejas de su suegro. En cierto momento, algo raro sucedió. Una zarza se prendió fuego. Eso quizás no era tan raro, pero sí lo era que no se consumía…
Moisés sorprendido por lo que pasaba, decidió acercarse. Pero tuvo que detenerse… una voz salió del arbusto encendido.
-          "¡Moisés, Moisés! No te acerques más."
¿De quién era esa voz? En ese lugar estaba Moisés solo con sus ovejas. Era Dios, que lo llamaba desde la zarza. Moisés reconoció a Dios hablándole y le dijo: ¡Aquí estoy!

Dios en esta oportunidad utilizó su Smartphone Zarza S3 para hablarle a Moisés. A vos y a mí también nos habla y utiliza otros Smartphone. Quizás utiliza una historia de la Biblia, una canción, un consejo de papá y mamá… Pero como Moisés, tenés que estar dispuesto a escucharlo.

¿Qué tenía para decirle Dios a Moisés? “Yo sé muy bien que mi pueblo Israel sufre mucho porque los egipcios lo han esclavizado. Por eso he venido a librarlos del poder egipcio. Los voy a llevar a una región muy grande y rica; ¡tan rica que siempre hay abundancia de alimentos! Es Canaán, país donde viven pueblos que no me conocen. Así que prepárate, pues voy a mandarte a hablar con el rey de Egipto, para que saques de ese país a mi pueblo” (Éxodo 3:9-10)
¡Qué tarea difícil! Eso le pareció a Moisés. Le dijo a Dios: “¿Y quién soy yo para ir ante él y decirle: “Voy a sacar de aquí a los israelitas”?”

Quizás a vos también te parecen difíciles cosas que Dios te pide que hagas: obedecer a papá y mamá cuando te piden que hagas lo que no te gusta, perdonar a un amigo que te lastimó mucho, compartir la Tablet que recién te regalaron, reconocer que te equivocaste y pedir perdón…
Pero Dios te contesta lo mismo que a Moisés: “…yo estaré contigo en todo momento…” (Éxodo 3:12)

Dios no te va a pedir algo que sepa que no puedes hacer. Él te conoce y sabe muy bien que puedes hacerlo. Y además te promete que estará contigo, que no lo harás solo. Pero como Moisés, tienes que estar dispuesto a escucharle, decir “Aquí estoy” y obedecerle.

¿Estás dispuesto?










No hay comentarios:

Publicar un comentario