lunes, 12 de enero de 2015

Yo soy... el buen pastor


Te propongo jugar a las adivinanzas. ¿Te gusta la idea? Una pista… son oficios o profesiones. ¿Empezamos?

1. Ni torcida ni inclinada tiene que estar la pared, para eso tengo plomada y me ayudo del nivel. (El albañil)

2. Con madera de pino, de haya o de nogal construyo los muebles para tu hogar. (El carpintero)

3. Con letra clara ha escrito “abc” en el pizarrón, lo copio pues necesito aprenderme la lección. (La maestra)

4. Con unos zapatos grandes y la cara muy pintada, soy el que hace reír a toda la chiquillada. (El payaso)

5. Preparo el terreno y la semilla siembro; siempre esperando que el sol y la lluvia lleguen a tiempo. (El agricultor)

6. Agita el cartucho, carga la pistola, pasa un algodón y pone la inyección. (La enfermera)

7. Uno, dos, tres, cuatro cuentas cuando no puedes dormir. Si cuando yo cuento falta una, me quiero morir. (El pastor de ovejas)

En una oportunidad, Jesús estaba hablando con unas personas y dijo de sí mismo que era una de estas profesiones u oficios. ¿A cuál se refería? Observa lo que dice Juan 10:11, “Yo soy el buen pastor…”

¿Qué es un pastor de ovejas? Jesús mismo nos responde…


“…el pastor llama a cada una de sus ovejas por nombre, y ellas reconocen su voz. Luego el pastor las lleva fuera del corral, y cuando ya han salido todas, él va delante de ellas. Las ovejas siguen al pastor porque reconocen su voz.” (Juan 10: 1-4 TLA)

¿Quiénes seríamos nosotros si Jesús es el Pastor? Mirá lo que dice la Biblia: “Así como Dios mi Padre me conoce, yo lo conozco a él; y de igual manera, yo conozco a mis seguidores y ellos me conocen a mí. Yo soy su buen pastor, y ellos son mis ovejas.” (Juan 10:14 y 15) Sí, tú y yo somos las ovejas. Y Jesús también nos conoce por nuestro nombre. Sabe todo de nosotros, le interesa todo de nosotros. 1ª Reyes 8:39 dice: “Sólo tú conoces verdaderamente a todas las personas.” ¿Seguís a Jesús como las ovejas a su pastor?

Veamos que más nos cuenta Jesús de los pastores…

“Yo soy el buen pastor. El buen pastor está dispuesto a morir por sus ovejas.” (Juan 10:11) Cuando los pastores estaban cuidando las ovejas, era común que aparecieran lobos. Los pastores tenían que defender a las ovejas, incluso corriendo riesgos. Jesús hizo eso y más por vos y por mí. “… también yo estoy dispuesto a morir para salvar a mis seguidores.” (Juan 10:15) Él no solo estuvo dispuesto a morir por nosotros, sino que lo hizo. Murió en una cruz para que vos y yo podamos ser perdonados de nuestros pecados. Por eso es nuestro buen pastor.

¿Le agradeciste a nuestro buen pastor por dar su vida por vos?

Aprovecha a Jesús como buen pastor, siguiéndole para que te cuide y guíe por un buen camino.


No hay comentarios:

Publicar un comentario