martes, 27 de enero de 2015

Tu maestra está orando por ti

Seguimos agradeciendo por nuestros niños...






¡Qué lindo es saber quiénes son los niños que tomaron esta valiosa decisión! Animarlos y acompañarlos en este camino es una de las tareas que el Señor puso en nuestras manos.






viernes, 23 de enero de 2015

Tu maestra está orando por ti

Desafío 2015

Que nuestros niños sientan que "Tu maestra está orando por ti".

Comencemos agradeciendo...





¿Aceptás el desafío?

domingo, 18 de enero de 2015

Yo soy... el camino



¿Alguna vez te paso de perderte cuando ibas a un lugar nuevo? Por ejemplo a la casa de un compañero. Generalmente, cuando desconocemos el destino usamos algo que nos ayude… un mapa, el GPS o lo buscamos en Google Earth e imprimimos el camino que nos aconseja. Muchas veces encontramos que para llegar a un lugar hay más de un camino… entonces, ¿cuál elegimos? Podemos ver cuál es el más corto y cuál el más largo. Podemos elegir al azar o podemos consultar con alguien que los conozca para que nos diga cuál está en mejor condición.


La Biblia también nos habla de dos caminos…

“Es muy fácil andar por el camino que lleva a la perdición, porque es un camino ancho. ¡Y mucha gente va por ese camino! Pero es muy difícil andar por el camino que lleva a la vida, porque es un camino muy angosto” Mateo 7:13 y 14

¿Cuál es el camino ancho? Es el camino cómodo, el “hago lo que quiero”, “tengo lo que quiero”, “solo importo yo”… Es muy fácil ese camino. No tenemos obligaciones ni responsabilidades… pero hay que tener cuidado porque la Biblia dice que al final del camino no nos espera una linda sorpresa.

Pensemos, ¿cuántas veces nos pasó que no hicimos caso a los consejos de mamá y papá y luego sucedió lo que nos advirtieron? Nos dio corriente el enchufe, se cayó la botella y se rompió, me saqué una fea nota porque no estudié para la prueba, mis amigos no quieren jugar conmigo porque no comparto mis cosas…

¿Y el camino angosto? Dice la Biblia que es más difícil andar por ahí, pero tiene un destino muy lindo, disfrutar del amor de Dios para siempre. En ese camino tenemos que obedecer lo que Dios espera de nosotros. Jesús dijo: “Yo soy el camino… nadie llega al Padre sino por mí” Juan 14:6. Si seguimos los consejos de Jesús, lo imitamos en todo lo que hacemos, entonces vamos por el buen camino.

En ese camino vamos a tener que obedecer a mamá y a papá aunque no nos gusten sus órdenes, en ese camino diremos la verdad, seremos buenos compañeros, pediremos perdón cuando nos equivocamos, cuando alguien no tenga vamos a compartir, ayudaré a mamá en vez de mirar una peli… Y también en ese camino verás a papá y a mamá contentos contigo, a la maestra feliz porque le dijiste la verdad, a tus compañeros alegres de que estés en su clase, al que no tiene agradecido porque compartiste tu merienda con él… ¡Qué lindo es andar por este camino! Por eso en Proverbios 2:20 dice: “Querido jovencito, tú sigue por el buen camino y haz siempre lo correcto.”

Si un día le pedimos perdón a Dios por esas cosas que hacemos, pensamos y decimos que a Dios no le agradan, si le invitamos a Jesús a que sea parte de nuestra vida, estamos en el camino correcto, en el camino que tiene como llegada el amor de Dios para siempre, la salvación.

¿Qué camino vas a elegir? ¿Jesús o el otro? Si aún no elegiste a Jesús, hoy podés hacerlo. Solo tienes que hablar con él y decírselo.





lunes, 12 de enero de 2015

Yo soy... el buen pastor


Te propongo jugar a las adivinanzas. ¿Te gusta la idea? Una pista… son oficios o profesiones. ¿Empezamos?

1. Ni torcida ni inclinada tiene que estar la pared, para eso tengo plomada y me ayudo del nivel. (El albañil)

2. Con madera de pino, de haya o de nogal construyo los muebles para tu hogar. (El carpintero)

3. Con letra clara ha escrito “abc” en el pizarrón, lo copio pues necesito aprenderme la lección. (La maestra)

4. Con unos zapatos grandes y la cara muy pintada, soy el que hace reír a toda la chiquillada. (El payaso)

5. Preparo el terreno y la semilla siembro; siempre esperando que el sol y la lluvia lleguen a tiempo. (El agricultor)

6. Agita el cartucho, carga la pistola, pasa un algodón y pone la inyección. (La enfermera)

7. Uno, dos, tres, cuatro cuentas cuando no puedes dormir. Si cuando yo cuento falta una, me quiero morir. (El pastor de ovejas)

En una oportunidad, Jesús estaba hablando con unas personas y dijo de sí mismo que era una de estas profesiones u oficios. ¿A cuál se refería? Observa lo que dice Juan 10:11, “Yo soy el buen pastor…”

¿Qué es un pastor de ovejas? Jesús mismo nos responde…


“…el pastor llama a cada una de sus ovejas por nombre, y ellas reconocen su voz. Luego el pastor las lleva fuera del corral, y cuando ya han salido todas, él va delante de ellas. Las ovejas siguen al pastor porque reconocen su voz.” (Juan 10: 1-4 TLA)

¿Quiénes seríamos nosotros si Jesús es el Pastor? Mirá lo que dice la Biblia: “Así como Dios mi Padre me conoce, yo lo conozco a él; y de igual manera, yo conozco a mis seguidores y ellos me conocen a mí. Yo soy su buen pastor, y ellos son mis ovejas.” (Juan 10:14 y 15) Sí, tú y yo somos las ovejas. Y Jesús también nos conoce por nuestro nombre. Sabe todo de nosotros, le interesa todo de nosotros. 1ª Reyes 8:39 dice: “Sólo tú conoces verdaderamente a todas las personas.” ¿Seguís a Jesús como las ovejas a su pastor?

Veamos que más nos cuenta Jesús de los pastores…

“Yo soy el buen pastor. El buen pastor está dispuesto a morir por sus ovejas.” (Juan 10:11) Cuando los pastores estaban cuidando las ovejas, era común que aparecieran lobos. Los pastores tenían que defender a las ovejas, incluso corriendo riesgos. Jesús hizo eso y más por vos y por mí. “… también yo estoy dispuesto a morir para salvar a mis seguidores.” (Juan 10:15) Él no solo estuvo dispuesto a morir por nosotros, sino que lo hizo. Murió en una cruz para que vos y yo podamos ser perdonados de nuestros pecados. Por eso es nuestro buen pastor.

¿Le agradeciste a nuestro buen pastor por dar su vida por vos?

Aprovecha a Jesús como buen pastor, siguiéndole para que te cuide y guíe por un buen camino.


martes, 6 de enero de 2015

UN GRAN EJEMPLO...

¿Qué hace un bebé cuando tiene hambre? Llora. ¿Cuándo tiene sueño? Llora
¿Qué haces tú cuando quieres demostrarle a mamá que la quieres mucho? ¿Y que
estás enojado?
Desde que somos bebés encontramos maneras de demostrarle a los demás lo que
nos pasa o lo que queremos que sepan.

En la Biblia encontramos un ejemplo de cómo demostraron que estaban agradecidos a Dios por lo que él
había hecho.
¿Conoces la historia de Noé?


Dios le mandó que construyera un arca porque iba a mandar una gran tormenta sobre la tierra. Le prometió que él y su familia, junto a los animales que entraran al arca, se salvarían. Noé fue obediente, construyó el arca, subió a los animales, se aseguró que su familia entrara y esperó que Dios hiciera lo que anunció. Y así sucedió.
Llovió durante 40 días y 40 noches, pero luego paró. La tierra secó y Noé, su familia y los animales pudieron descender del arca. Dios había cumplido su promesa. Ellos estaban a salvo.

¿Qué hizo Noé para demostrarle a Dios su agradecimiento? “…Noé construyó un altar para adorar a Dios.” (Génesis 8:20) Esa fue la manera que encontró Noé para que Dios supiera cómo se sentía él.

Hoy nosotros no tenemos la costumbre de hacer altares, entonces… ¿qué podemos hacer para que Dios sepa que estamos agradecidos por lo que él hace?

- Cantarle canciones con alegría. El salmo 13:6 dice: “¡Voy a cantarte himnos porque has sido bueno
conmigo!”
- Decírselo directamente. “Dios mío, yo siempre te daré gracias por todo lo que has hecho…” (Salmo
52:9)
- Contarle a otros lo que Dios hizo por nosotros. El salmo 35:18 dice: “…te daré gracias delante de todo
tu pueblo…”
- Demostrarlo con nuestras actitudes. Tenemos que reflejar alegría. Dice la Biblia: “El corazón alegre
hermosea el rostro…” (Proverbios 15:13)

¿Las personas que te rodean se dan cuenta que estás agradecido a Dios por lo que él hace por ti? ¿Te
escuchan cantarle con alegría o solo escuchan quejas de tu parte? ¿Le decís a Dios gracias por todo lo que tenés o solo le pedís más cosas? Cuando Dios contesta tus oraciones, ¿le contás a otros? ¿Estás contento por todo lo que Dios hizo y hace por ti cada día o tu cara siempre está triste o enojada?
Recuerda… A Dios le agrada que seamos agradecidos.

jueves, 1 de enero de 2015

Comenzó el 2015

Calendario de Enero...

¿Con qué lo vas a llenar?
Algunas sugerencias: cumpleaños de tus niños, actividades que estés planeando...