lunes, 28 de diciembre de 2015

¡Bienvenido Calendario!


¿Cómo quedó tu calendario este año? ¿Como el de Mafalda?

¿Qué te recuerda tu calendario de este año?
-          Cumpleaños de personas  a quienes quieres mucho y que son muy importantes para ti. ¡Qué lindo que fue celebrar con ellos!
  •          ¡Tu cumpleaños! ¿Recuerdas qué hiciste ese día? ¿Quiénes te saludaron? Seguramente fue un día que disfrutaste mucho y recibiste preciosos regalos.
  •           Las vacaciones del año: verano, Semana  Santa, invierno… ¿Me olvidé de alguna? ¿Cómo estuvieron? Como siempre, ¡geniales! Jugaste en familia, visitaste amigos o familia, fuiste a la playa, miraste una peli…
  •          Las actividades especiales que planeó la maestra o el cole. ¿Conociste algún lugar nuevo?
  •         No podía faltar… la consulta con el doctor o la vacuna que te tocaba. Y bueno, quizás no sea lo más divertido, pero sí es muy importante! ¡Qué bueno que papá y mamá se preocupan por ti!
  •        Y también son infaltables… las pruebas en el cole. ¡Y si! ¿Cómo te fue? Quizás muy bien y quizás no tanto… pero seguro te esforzaste mucho e hiciste lo mejor que pudiste. Pero, si eso no fue así… ¡el año que viene lo será!
  •         La fiesta de fin de cursos. ¿Qué participación tuviste? ¿Cantaste, actuaste? ¿Y en la iglesia? Seguro prepararon algo muy lindo para celebrar el cumpleaños de Jesús, la Navidad.

-           
¿Me falto algo? Todos vivimos situaciones diferentes durante este año, cada día fue distinto para cada uno de nosotros. Pero sin embargo hay algo que es igual para vos y para mí… Mirá lo que nos prometió Jesús:  “…yo estaré con ustedes todos los días…” (Mateo 28:20 DHH)

¡Qué bueno! Jesús está a nuestro lado todos los días! Está contigo cuando estás feliz y festejas tu cumple… pero también cuando estás triste porque tu amigo no quiere jugar contigo. Está contigo cuando vas al doctor y también en tus vacaciones en la playa. Está contigo desde que te levantas y aún mientras estás durmiendo.

¿Qué podemos hacer cuando miramos el calendario como Mafalda? El Salmo 52:9 nos da una idea brillante: “Dios mío, yo siempre te daré gracias
por todo lo que has hecho; en ti pondré mi confianza porque tú eres bueno.” Dale gracias a Dios por cada día vivido este año, por los que te gustaron mucho y por los que no tanto. Dale gracias por todo lo que hizo por vos, por todos sus cuidados y personas que puso a tu lado. Reconoce que durante este año, él fue bueno.

¿Y cuando miremos el nuevo calendario? Podemos hacer un pacto… Cada día del nuevo año, al comenzar y al terminar diremos como dice el Salmo 118:24…  “Éste es el día en que el Señor ha actuado:¡estemos hoy contentos y felices!”  ¿Qué te parece? ¿Aceptas el pacto?


jueves, 24 de diciembre de 2015

¡Noche de paz, noche de amor!


¡Qué lindos que son los villancicos navideños! Seguramente, como Mafalda y sus amigos, muchas veces has practicado un montón para cantarlos bien lindo en Navidad.

¿Cuál es tu villancico preferido? “Campanas por doquier”, “La noticia sin igual”, “Ve, dilo en los montes”… ¡Qué difícil elegir uno! Al igual que Mafalda, yo elegiría “Noche de paz”. ¡Qué lindo que es!

Pero, ¿alguna vez cuando lo cantabas te preguntaste lo mismo que Mafalda? ¿Entiendes lo que dice la letra? Te propongo pensar juntos…

“Noche de paz, noche de amor…” Realmente esa noche fue de paz y de amor. El bebé que estaba naciendo en ese momento, era el regalo de Dios para vos y para mí, demostrándonos el gran amor que nos tiene. Eso dice la Biblia: “Pues Dios amó tanto al mundo que dio a su único Hijo, para que todo el que crea en él no se pierda, sino que tenga vida eterna” (Juan 3:16 NTV) Jesús, el bebé que nació esa noche, es el Hijo de Dios que vino para ser tu Salvador. Él es el único que puede perdonar tus pecados y permitir que puedas disfrutar del gran amor de Dios para ti y sentir paz, como esa noche.

¿Cómo sigue el villancico? “… bella anunciando al niñito Jesús, brilla la estrella de paz”. Recordemos la historia… ¿cuándo apareció una estrella? “…los sabios siguieron su camino, y la estrella que habían visto en el oriente los guió hasta Belén. Iba delante de ellos y se detuvo sobre el lugar donde estaba el niño. Cuando vieron la estrella, ¡se llenaron de alegría!” (Mateo 2:9-10 NTV) Dios utilizó una estrella para guiar a los sabios hacia donde estaba Jesús. Quería que ellos se encontraran con él. ¿Tú te encontraste con Jesús? ¿Es tu amigo? ¿Disfrutas de su amor cada día? Dios quiere que lo hagas y también buscó la forma para guiarte. ¿Recuerdas cuando fue la primera vez que escuchaste de Jesús? ¿Quién te contó? Quizás fue mamá, la abuela, la maestra, un amigo… ¡Esa fue tu estrella!

Pero, ¿si seguimos cantando? “Oye humilde el fiel pastor, coros celestes que anuncian salud…” ¡Claro! La canción cuenta cuando los pastores estaban cuidando las ovejas en la noche y se les apareció un coro de ángeles. ¡Qué momento! En un principio, deben haber sentido miedo, pero cuando escucharon lo que el ángel tenía para decirles, eso cambió… "Les traigo buenas noticias que darán gran alegría a toda la gente. ¡El Salvador —sí, el Mesías, el Señor— ha nacido hoy en Belén” (Lucas 2:10-11 NTV) ¡Cómo van a tener miedo con esa noticia! Dejaron lo que estaban haciendo y fueron a comprobar lo que el ángel les había dicho. ¡Era cierto! Jesús, el hijo de Dios había nacido. ¡La gran noticia debía ser contada! Y eso hicieron. Dice la Biblia “Después de verlo, los pastores contaron a todos lo que había sucedido y lo que el ángel les había dicho acerca del niño.” (Lucas 2:17 NTV) ¿Le contaste a tus amigos sobre Jesús? ¿Ellos saben que la Navidad es en realidad el nacimiento de Jesús y no solo tirar fuegos artificiales y recibir regalos? Esta Navidad, has como los pastores, cuéntale a todos la gran noticia de la Navidad.

¡Qué lindos que son los villancicos navideños! Y más aún, cuando entendemos lo que dicen. La Navidad es un tiempo que todos esperamos con muchas ganas… pero, ¿lo hacemos por lo que significa? Espera la Navidad con alegría porque disfrutarás de un tiempo en familia, con fuegos artificiales y muchos regalos… pero no te olvides de lo más importante… ese día nació Jesús, para perdonar tus pecados y darte todo el amor que tiene para ti.




lunes, 30 de noviembre de 2015

Unidas por ti

Hace un tiempo algunas amigas de diferentes partes del mundo nos reunimos en un grupo que se llama Unidas por ti. Tenemos algo en común: Jesús es nuestro Salvador y Señor.
La idea del grupo era, en primer lugar, compartir juntas y ayudarnos unas a otras y, después, hacer algún proyecto juntas. Y ¿qué mejor que esta época de fiestas y celebraciones para realizar este proyecto?  

Durante el mes de noviembre hemos estado trabajando en una revista con publicaciones de todas nosotras. Hoy, quiero compartirla contigo...


Para disfrutarla junto a nosotras, haz click en la imagen.

miércoles, 25 de noviembre de 2015

"Happy thanksgiving day" o "Feliz día de Acción de gracias"



¡Llegamos al cuarto jueves de noviembre! Esta noche en la mayoría de las familias de Estados
Unidos, alrededor de la mesa, darán gracias a Dios por lo recibido durante el año. Muchos de ellos lo harán por costumbre sin darle la verdadera importancia que esto tiene, pero otros tantos lo harán de corazón, sintiendo verdadera gratitud hacia Dios por sus bendiciones.

El devocional de hoy lo harán ustedes. Nos imaginaremos que estamos alrededor de una mesa, con una “cena espectacular” en el medio. Cada uno compartirá un motivo por el que quiere darle las gracias a Dios.

La Biblia nos da algunos ejemplos:

  • “¡Te damos gracias, oh Dios! Te damos gracias porque estás cerca; por todas partes, la gente habla de tus hechos maravillosos.” Salmo 75:1 
  • “¡Alabado sea el Señor! ¡Den gracias al Señor, porque él es bueno! Su fiel amor perdura para siempre.” Salmo 106:1
  • “Te doy gracias por contestar mi oración, ¡y por darme la victoria!” Salmo 118:21
  • “Den gracias al único que puede hacer milagros poderosos.” Salmo 136:4 
  •  “Den gracias al que hizo los cielos con tanta habilidad.” Salmo 136:5 
  • “¡Gracias por hacerme tan maravillosamente complejo! Tu fino trabajo es maravilloso, lo sé muy bien.” Salmo 139:14 
  • “Díganle a Dios lo que necesitan y denle gracias por todo lo que él ha hecho.” Filipenses4:6 


Seguramente, ¡vos tenés muchos más motivos para agradecer! ¡Que este sea un Feliz Día de Acción de Gracias!...pero que la actitud de agradecimiento sea de todos los días.



martes, 24 de noviembre de 2015

¿Por qué elegir un día para dar gracias?

En nuestro país no tenemos esta costumbre, que sería muy lindo imitar. En Estados Unidos, el cuarto jueves de noviembre, las familias celebran el “Día de Acción de Gracias” o “Thanksgiving Day” 

¿Por qué lo hacen? Recuerdan una historia muy linda… Un grupo de marinos en busca de fortuna, partieron de Inglaterra, específicamente de Plymouth, en el barco "Mayflower", en el año1620, junto con un grupo de hombres, mujeres y niños. Fueron llamados peregrinos porque dejaron su lugar de origen y se fueron en busca de otras tierras. El viaje por altamar fue muy duro soportando diversas condiciones climáticas y contratiempos. Duró sesenta y seis días hasta llegar a tierra. El lugar de arribó fue bautizado ‘Plymouth’ por el Capitán del barco, John Smith. La tierra a la que llegaron era rica en recursos y ofrecía un atractivo puerto. Pero el primer año fue desastroso, ya que no pudieron contar con muchos de esos recursos. Un grupo de indios locales llegó para ayudar a los Peregrinos. Les enseñaron a los nuevos habitantes a plantar y cosechar comida y cultivos. Una vez llegado el invierno, los Peregrinos habían cultivado y preservado maíz, así como frutas y vegetales. Además, habían aprendido a empaquetar pescado en sal y curar carne ahumándola sobre las brasas. Sabiendo que habían superado tantos infortunios, los Peregrinos encontraron una razón para celebrar el haber sobrevivido y las lecciones que se les habían enseñado, por lo que se reunieron por primera vez en familia junto con los indios y compartieron las aves de corral que habían criado, los cereales y las tartas caseras que habían cocinado con el fruto de su trabajo. Ese día, juntos dieron gracias a Dios por su ayuda, sustento y protección desde el día que partieron de Inglaterra, hasta el día que llegaron y además por los amigos que hicieron, por el trabajo que aprendieron y la cosecha abundante que obtuvieron Desde ese día se celebra el DIA DE ACCION DE GRACIAS en Estados Unidos y
Canadá. Las familias se reúnen para una comida especial que incluye alimentos típicos y con mucho significado: pavo, maíz, calabaza, salsa de arándano entre otros. Pero lo más lindo a imitar, es que juntos y alrededor de la mesa, cada uno de los integrantes de la familia reconoce las bendiciones recibidas por Dios en ese año y agradece por ello. En nuestro país no es muy común que las familias celebren este día. Sin embargo, es una costumbre muy linda de imitar. No solo por las fiestas, que a todos nos gustan, sino por la importancia de tomarnos un tiempo para pensar motivos por los cuáles deberíamos ser agradecidos a Dios. 

¿Qué acostumbras hacer con tu familia? Jugar, cocinar, salir a pasear, de vacaciones, cortar el pasto, ir al Shopping… Muchos acostumbran pelearse, agredirse, insultarse… Las primeras son excelentes propuestas, las segundas, si están dentro de tus costumbres, elimínalas y cámbialas por decir “GRACIAS”. 

La Biblia dice : “Dad gracias en todo porque esta es la voluntad de Dios” (1ª Tesalonicenses 5:18) Dios quiere que vos y yo seamos agradecidos. Contale a tu familia esta preciosa costumbre y proponeles agradecer a Dios por todo lo que tienen y lo que él ha hecho por ustedes. ¡Esta vez el Maestro podés ser vos!

jueves, 12 de noviembre de 2015

Un eco especial...

¿Sabes que es el eco? 
                                           
En el diccionario encontré dos definiciones: 
  • Repetición de un sonido reflejado por un cuerpo duro.
  • Persona o cosa que imita o repite aquello que otro dice o que se dice en otra parte.
En una oportunidad, comprobé esta definición.

Estaba paseando con mi familia, visitando el Cerro Arequita en el departamento de Lavalleja, y entramos a una gruta. No se imaginan el miedo que sentí cuando a oscuras me dijeron que había murciélagos. ¡Casi me muero! 

Pero, en medio de ese “terrible” momento, pude comprobar el eco. Cada palabra que salía de mi boca, “alguien” la repetía… y no eran los murciélagos. Era el eco que se producía en ese lugar. Si yo decía palabras lindas, regresaban palabras lindas… si yo gritaba, eso era lo que regresaba… 

A partir de esta semana, te propongo que comprobemos otro efecto eco… el que se produce en las personas cuando obedecemos un mandamiento que nos da Dios en la Biblia: “… sean agradecidos” (Filipenses 4:6 – TLA) 

Siempre tenemos un motivo para agradecer a alguien. Es bueno decir gracias cuando te dan un regalo, cuando te cuidan porque estás enfermo, cuando mamá te hace la comida, cuando te lava la ropa, cuando papá te arregla el juguete que se te rompió o te cura la rodilla que te lastimaste andando en bicicleta. Es bueno dar gracias cuando te prestan un juguete, cuando un compañero comparte la merienda contigo, cuando te ayuda a resolver una operación de matemáticas que no te salía, cuando la maestra te explica un razonamiento muy difícil!!! Es bueno dar gracias cuando los abuelos te invitan a pasar la tarde en su casa, cuando te dicen te quiero, cuando te regalan un caramelo, cuando alguien hace algo por ti, cuando papá te compra el pantalón que estabas necesitando, cuando mamá se sienta a tu lado para hacer los deberes. 

Haz del agradecer una costumbre… que sea común en vos el decir “Gracias” y te puedo asegurar que recibirás el efecto eco… Cuando tú actúes de la misma manera, también recibirás “Gracias”. ¿Te animas a probarlo?


martes, 10 de noviembre de 2015

Una palabra corta... pero con mucho significado

¿Sabes que significa “Danke”? ¿Y “ngiyabonga”? ¿Y “Spasiba”? ¿Quizás sabés lo que significa “gamsahabnida”?
Pero seguro sabés que significa “Obrigado”, “Mercie”, “Grazie”, “Thank you”. 

Todas esas palabras significan “Gracias”. Una pequeña palabra que encontramos en todos los idiomas, pero que muchas veces es difícil decir...

Al menos eso sucedió en una historia que encontramos en la Biblia:

En el transcurso de un viaje de Jesús hacia Jerusalén, entró en una aldea. Me imagino que ya había llegado la noticia de los milagros que Jesús venía haciendo... resucitó a una niña, sanó a una mujer, alimentó a más de 5000 personas. “Si hizo todos estos milagros, ¿no podrá curarnos a nosotros?”, seguramente se preguntaban un grupo de leprosos que vivía por allí.

La lepra era una enfermedad en la piel muy contagiosa, que hacía que las personas tuvieran que alejarse de sus familias y vivir aislados. ¡Qué tristeza debería ser para estas personas! Y ¡qué oportunidad tenían delante si Jesús pasaba por su aldea!

No perdieron tiempo y salieron al encuentro de Jesús, pero siempre quedándose lejos, como era la condición para estas personas. Le gritaron: “Jesús, Maestro, por favor, cúranos”.

Jesús, al escuchar sus gritos, los miró y les dijo: “Vayan al templo y pídanle al sacerdote que se fije si ustedes siguen teniendo lepra o ya están sanados.”

“¿Qué nos está diciendo? Obvio que tenemos lepra, si ni nos tocó”, pueden haber pensado estos hombres. Sin embargo, dice la Biblia que sin decir nada, comenzaron a caminar hacia el templo. En el trayecto, los diez hombres quedaron sanos. Ya no tenían lepra. ¡Qué alegría deben haber sentido al darse cuenta! Enseguida, deben haber pegado la vuelta y regresaron para decirle “¡GRACIAS Jesús! ¡Nos sanaste!”. No, eso no sucedió. Solamente uno de ellos, al darse cuenta, regresó gritando “Gracias Dios mío. ¡Muchas gracias!” y se arrodilló ante Jesús. (Lucas 17:11-19)

Pero, ¿no eran diez los que estaban enfermos y desesperados por curarse? ¿No fueron diez los que Jesús sanó? 

¿Cuántos regresaron para agradecer? ¡Solo uno!

¿A quién te pareces vos? ¿Al que disfruta lo que Dios le da o al que lo hace pero también agradece por ello?

Pensá en todo lo que Dios hace por vos...

¿Cuántas veces le diste gracias por cada una de esas cosas? Por despertarte, por tener comida en la mesa, por poder abrazar a mamá y a papá, por tener un hermano con quien jugar, por disfrutar de la naturaleza junto a tus amigos en un partido de fútbol, por hacer castillos de arena en la playa con tu mejor amiga, por ir de visita a la casa de los abuelos, porque Jesús murió en la cruz para perdonar tus pecados y hacerte su hijo.

La Biblia dice: “... denle gracias a Dios el Padre por lo que ... ha hecho por ustedes.” (Colosenses3:17) ¿Y si empezamos ahora? ¡Cada día agradece a Dios por lo que hizo y hace por vos!


Camino a Dar Gracias

Una propuesta para el mes de Noviembre...

Quizás no sea una tradición del lugar donde vivas, pero la actitud sí puedes imitarla y adoptarla. ¿Te unes a nosotros?

"Dad gracias en todo, porque esta es la voluntad de Dios para con vosotros en Cristo Jesús." 1a Tesalonicenses 5:18





lunes, 19 de octubre de 2015

El Menú del Palacio


¿Te imaginas una invitación a almorzar con un rey? ¿Qué servirán de menú? No creo que sea ni hamburguesa con papas fritas, ni pizza, ni pasta con tuco. Seguramente sería una comida muy fina y costosa. ¿Te gustaría probar?


La Biblia nos cuenta la historia de cuatro amigos que no fueron “invitados” a almorzar con el rey… fueron “obligados”.

Sus nombres eran Daniel, Ananías, Misael y Azarías. Eran cuatro jóvenes del pueblo de Israel que fueron llevados como esclavos al palacio del rey Nabucodonosor. Fueron elegidos junto a otros jóvenes para vivir en ese lugar, pero por supuesto, lejos de sus familias.

¿Cómo será vivir en un palacio? Muchos lujos, sirvientes que te atienden, tremendo dormitorio… ¿cómo más te lo imaginás? Seguramente es increíble, pero no creo que llevado como prisioneros y los habían separado de sus familias y amigos.

Además, ellos sabían que muchas de las costumbres que había en el palacio no estaban de acuerdo con lo que agradaba a Dios, por eso tomaron una decisión… “Daniel se propuso no contaminarse con la comida y el vino del rey…” (Daniel 1:8) Si bien podría parecer muy rica y costosa, ellos sabían que esa comida no les hacía bien. Así que le hicieron una propuesta a su jefe: “Por favor, haz con tus siervos una prueba de diez días. Danos de comer sólo verduras, y de beber sólo agua. Pasado ese tiempo, compara nuestro semblante con el de los jóvenes que se alimentan con la comida real, y procede de acuerdo con lo que veas en nosotros.” (Daniel 1:12-13) ¿Habrá aceptado? ¡Gracias a Dios sí!

Pasaron los diez días y llegó el momento de la verdad… ¿Qué habrá sucedido? “Al cumplirse el plazo, estos jóvenes se veían más sanos y mejor alimentados que cualquiera de los que participaban de la comida real.” (Daniel 1:15)

Esos alimentos, que aparentemente no eran ni tan ricos ni tan costosos, fueron más saludables para estos jóvenes. Cuando llegó el momento de encontrarse con el rey y pasar la gran prueba,  este “…no encontró a nadie que los igualara, de modo que los cuatro entraron a su servicio.” (Daniel 1:19) Dice la Biblia que eran 10 veces mejores que el resto.

¿Cuántas veces mamá insiste en que no comas tantas papas fritas y más ensalada? ¿O más fruta y menos postres? ¿Por qué será que la maestra repite muchas veces que no comas tantas golosinas? Porque al igual que Daniel y sus amigos, ellas saben que todos esos alimentos no son saludables para ti y sí cuales lo son.

¿Por qué no te propones como Daniel no contaminarte? Fuiste creado por Dios de manera especial, no “estropees” ese diseño. ¡Cuida tu cuerpo! En tus almuerzos no te olvides de las verduras, de las frutas, del agua y de todo aquello que te aconsejan comer para estar más saludable. Que como a Daniel y sus amigos, cuando te vean, estés sano y bien alimentado.


martes, 13 de octubre de 2015

¡Te invito a comer!



El 16 de octubre, en todo el mundo, es el Día Mundial de la Alimentación. ¿Por qué será necesario tener un día dedicado a este tema? Seguramente, porque nuestros hábitos alimentarios no están siendo los adecuados.

¿Qué les parece si aprovechamos este día para recordar cuáles deben ser?
Empecemos por saber “¿Qué son los alimentos?”
Son productos naturales o elaborados de origen animal o vegetal, que contienen una mezcla de sustancias nutritivas y se presentan de diferentes formas, color, sabor, textura y aroma.

Cuando Dios creó al hombre y a la mujer, se preocupó porque ellos tuvieran de qué alimentarse, fue así que les dijo: “…De todo árbol del huerto podrás comer…” Génesis 2:16. Por lo tanto entendemos que comer no está mal, el tema es qué y cuanto comemos. Es importante y necesario saber alimentarse bien, porque eso nos ayuda a estar sanos.

¿Qué más debemos saber? El cuerpo humano de cualquier persona del mundo es como una máquina que está en permanente actividad, sin dejar de funcionar nunca. Para poder vivir y mantenerse sano, el organismo necesita: crecer, energía y defenderse de las enfermedades. Y, ¿cómo lo logra? A través de los alimentos que debiéramos consumir:

Para crecer nuestro cuerpo necesita consumir ALIMENTOS CONSTRUCTORES

Estos son ricos en proteínas y minerales. Ayudan a formar huesos y dientes, reparar tejidos y desarrollarse. Algunos son: pescados, carnes, mariscos, leche, huevos, garbanzos, arroz, porotos, fideos.



Para moverse nuestro cuerpo necesita ALIMENTOS Energéticos

Estos son ricos en hidratos de carbono y grasas. Nos ayudan a tener energía y fuerza, para trabajar física y mentalmente. Algunos ejemplos de hidratos de carbono son: azúcar, pan, arroz, fideos, sémola, maicena, avena, porotos, garbanzos, lentejas, papas, frutas de todo color y sabor.

Y los que tienen grasas son: aceites, mantecas, margarina, crema de leche, carnes grasosas, yema de huevo, mayonesa, chocolate, maní, nueces, leche entera.

Para mantenerse sano nuestro cuerpo necesita consumir ALIMENTOS REGULADORES

Estos son ricos en vitaminas y minerales. Acá tienes una lista de ellos.
Con vitamina A: hígado, zanahoria, acelga, espinaca, tomate, berro, zapallo, leche, queso, manteca, margarinas enriquecidas.

Con Vitamina C: naranja, limón, coliflor, espinaca, repollo, acelga, frutilla, durazno, melón, pepino, membrillo, papa, uva, cereza, rabanito y tomate.

Con el mineral calcio: queso, nueces, almendras, higos, yema de huevo, avena, leche, berro, acelga, pescados y mariscos.

Con el mineral hierro: especialmente carnes rojas, pollos y pescados.



Ahora, la pregunta es, ¿Cómo mantener un buen estado de salud? Consumiendo alimentos en cantidad suficiente y variada.

Suficiente significa que nuestro cuerpo necesita determinada cantidad de alimentos y no más.

Variado quiere decir que hay que comer de todo un poco.

Comer de más produce obesidad, ya que lo que no se gasta como energía, se deposita en nuestro organismo en forma de grasas.

Comer menos de lo que el cuerpo necesita, también provoca graves problemas, como la desnutrición.



Recuerda:
  • Consume diferentes tipos de alimentos durante el día en una cantidad suficiente y variada.
  • Practica ejercicio físico
  • Toma abundante agua por día.



Para Dios es importante que cuidemos nuestro cuerpo. Él lo creó para que lo disfrutemos y no para que lo maltratemos… Salmo 139:13 dice: “ Dios mío, tú fuiste quien me formó en el vientre de mi madre. Tú fuiste quien formó cada parte de mi cuerpo.” Cuando nosotros hacemos algo con nuestras manos y se lo regalamos a otra persona, una manualidad, una artesanía, un dibujo, nos gusta que la cuide y la disfrute. Lo mismo sucede con nuestro cuerpo. Dios lo creó, nos lo dio para que lo cuidemos y disfrutemos.








domingo, 4 de octubre de 2015

¿SABES LA TABLA DEL 7?

¿Te animas a comprobar cuánto sabes las tablas de multiplicar?
Comencemos:
  • 8 x 4 = 32
  • 5 x 7 = 35
  • 6 x 7 = 42
  • 6 x 8 = 48
  • 9 x 9 = 81
  • 70 x 7 =¿?
Esta multiplicación la encontramos en la Biblia. ¿Quieres ver?

“Jesús le dijo: No te digo hasta siete, sino aun hasta setenta veces siete.” (Mateo 18:22)
¿De qué estaba hablando Jesús cuando hizo esta multiplicación?

Jesús estaba conversando con sus discípulos y Pedro, uno de ellos, le hizo una pregunta: “Señor, ¿cuántas veces debo perdonar a mi hermano? ¿Siete veces?” (Mateo 18:21)

¿Qué le preocupaba a Pedro? ¡Si tenía que perdonar o no al que le hacía daño! No le preguntó a Jesús por qué tenía que perdonar, tampoco para qué tenía que perdonar. No se preocupó por saber cómo perdonar ni cuándo... ¡Él quería saber cuántas veces! ¿Por qué? Quizás tendría la esperanza de que si pasaba esa cantidad de veces, podría no perdonar al que le haga daño... Pero esa no fue la respuesta que recibió.

¿Qué le dijo Jesús? “...setenta veces siete.” O sea, ¿tengo que perdonar al que me lastima hasta 490 veces y después no?
Pedro sabía la respuesta pero quiso confirmarla... Ya conocía el texto de  Levítico 19:18 que dice: “No sean rencorosos ni vengativos...” Por lo tanto, me imagino que la respuesta de Jesús a 70x7 no es 490... es SIEMPRE!!!

Entonces, cuando alguien nos lastima, ¿qué tenemos que hacer?

  • Perdonarlo siempre y sea lo que sea. 
  • Perdonar aunque no nos pidan perdón. Efesios 4:32 dice: “Por el contrario, sean buenos y compasivos los unos con los otros, y perdónense, así como Dios los perdonó a ustedes...” En ningún momento dice que perdonemos si nos vienen a pedir perdón.
  • Perdonar inmediatamente, no dejar pasar el tiempo. No podemos estar todo el día enojados. Eso dice Efesios 4:26, “... El enojo no debe durarles todo el día...”
  • Perdonar olvidando lo que nos dolió. En Ezequiel 36:25, Dios nos dice: “...yo me olvidaré de sus maldades; las limpiaré como quien limpia un trapo sucio.” Si Dios hizo eso con nosotros, ¿no deberíamos hacer lo mismo?


Si nosotros empezamos perdonando, como Dios nos perdonó a nosotros, entonces también seremos 

perdonados cuando nos equivoquemos. Multipliquemos 70 x 7 y obtengamos como resultado: ¡SIEMPRE!


martes, 29 de septiembre de 2015

Semana del Corazón

Hoy es el Día Mundial del Corazón. En Uruguay, dedicamos toda la semana a trabajar sobre el tema. Por eso en Una Aventura 3D compartimos cinco devocionales para leer con los niños.












domingo, 27 de septiembre de 2015

Un poco más sobre la Biblia...

¿Recuerdas aquellos datos interesantes que compartí contigo sobre la Biblia?



Te cuento algunos más:
  • Matusalén fue el hombre más anciano de la Biblia. Vivió hasta los 969 años.
  • El nombre más largo de la Biblia es Maher-salal-hasbaz (Isaías 8:1) y significa: “Ya están aquí los ladrones”
  • El hombre más alto de la Biblia fue Goliat. Medía casi 3 metros.
  • El versículo más largo de la Biblia es Ester 8:9. Tiene 80 palabras. Y el más corto es Juan 11:35. Tiene 2 palabras: “Jesús lloró”.

Pero, más allá de estos datos, lo más importante es que la Biblia es un libro verdadero. El Salmo 119:169 dice: “Todas tus palabras se basan en la verdad…” Todo lo que Dios quiso que estuviera escrito en la Biblia es verdad.

Las historias de la Biblia son reales y verdaderas. No son cuentos como Caperucita Roja o Blancanieves. Los personajes que aparecen en la Biblia fueron personas como vos y yo que vivieron realmente. David peleó realmente con Goliat y le ganó. Jesús caminó de verdad sobre el mar y también calmó a la tempestad. El pueblo de Israel caminó sobre tierra seca cuando el Mar Rojo se abrió. ¡Fue cierto!

Dios quiso que esas historias estuvieran allí, para que vos y yo aprendiéramos de ellas.

También, muchas verdades científicas están registradas en la Biblia desde tiempo atrás. Por ejemplo:
  • La Tierra en el espacio sostenida sobre nada. En Job 26:7 dice: “El extiende el norte sobre vacío, cuelga la tierra sobre nada."
  • La forma de la Tierra, contraria a la Antigua creencia de que era plana. En Isaías 40:22 dice: “El está sentado sobre el círculo de la tierra…”
  • El ciclo del agua. ¡Cuántas veces lo hemos estudiado! El agua del río se evapora, condensa y luego al precipitar llega nuevamente al río. Eso es lo que nos dice en Eclesiastés 1:7 “Todos los ríos van a dar al mar... A su punto de origen vuelven los ríos, para de allí volver a fluir.” El escritor de este libro lo registró antes de que los científicos pudieran comprenderlo.

¡Qué bueno es saber que este libro con tantas funciones que nos ayudan a ser mejores y tener una vida feliz, es verdadero! 

Dale gracias a Dios por la Biblia. Leela y escuchala cuando tengas oportunidad, así todo lo que hagas agradará a Dios. Eso es lo que dice el Salmo 119: 11 “He guardado tus palabras en mi corazón para no pecar contra ti”


domingo, 20 de septiembre de 2015

¡Qué completa es la Biblia!

Conocimos muchas funciones de la Biblia: Espejo, Miel, Lámpara y Leche.
¿Seguimos conociendo más? Quedan algunas todavía…

Biblia “Espada”

“Cada palabra que Dios pronuncia tiene poder y tiene vida. La palabra de Dios es más cortante que una espada de dos filos, y penetra hasta lo más profundo de nuestro ser. Allí examina nuestros pensamientos y deseos, y deja en claro si son buenos o malos.” (Hebreos 4:12)


 Hace muchos años atrás, cuando alguien quería defenderse, en vez de usar un revolver, lo hacía con una espada. Esa arma tenía mucho poder por su filo, podía cortar cualquier cosa y penetrar bien dentro. Eso es lo que hace la Biblia Espada. Ella puede entrar bien dentro nuestro. En aquellas partes que nadie puede ver. Dice que son nuestros pensamientos y deseos.

¿En qué estás pensando? ¿Qué estás deseando? ¿Es bueno? ¿Es malo? Yo no puedo saber cuáles son tus sentimientos o tus deseos, pero hay alguien que sí puede hacerlo. “Dios conoce todos tus pensamientos, y sabe cuáles son tus intenciones en todo momento.” (1ª Crónicas 28:9) Y utiliza la Biblia para ayudarte a que puedas darte cuenta si esos deseos y pensamientos son buenos o no. ¿Cómo lo hace? Mirá lo que dice la Biblia: “…deben obedecer todo lo que les he mandado. De esa manera no me desobedecerán ni seguirán sus propios deseos, ni los pensamientos que los llevan a alejarse de mí.” (Números 15:39)

Cuando un pensamiento venga a tu mente, si conoces lo que dice la Biblia, podrás saber si es bueno o malo, si Dios se alegra con eso o no. ¡Qué bueno contar con la Biblia Espada!

Biblia “Semilla”

Lucas 8:11 dice: “La semilla es la palabra de Dios.”

¿Qué pasa cuando ponemos a germinar una semilla? Comienza a brotar y si la seguimos cuidando finalmente obtendremos una planta que dará un fruto.


Cuando nosotros leemos la Biblia, escuchamos la Palabra de Dios, es como si dentro nuestro estuviera germinando una semilla. Si continuamos con esa linda costumbre, esa semilla dará fruto. Si somos hijos de Dios, el fruto que debemos demostrar es: “Dios nos hace amar a los demás, estar siempre alegres y vivir en paz con todos. Nos hace ser pacientes y amables, y tratar bien a los demás, tener confianza en Dios, ser humildes, y saber controlar nuestros malos deseos.” (Gálatas 5:22-23)

¿Así actuás vos? ¿La Biblia Semilla dio Buenos frutos en vos?

Si cada día la lees y la obedecés, te aseguro que este será el fruto que los demás verán. 


jueves, 17 de septiembre de 2015

¡Tengo dos cumpleaños!

Si, es cierto. Hay personas que festejan dos cumpleaños y Ana es una de esas personas. Y lo más interesante es que sus dos cumpleaños son en Setiembre.

El 17 de setiembre celebra uno y cumple dos años; y el 28 celebra el otro pero con más velitas, porque son once años.


Pero, ¿cómo es posible? El cumpleaños recuerda el día que nacemos y todos nacemos ¡una sola vez!
Exacto. Ana nació el 28 de setiembre de 2004 y cada año, ese día celebra su cumpleaños. Festeja los años de vida que tiene.  Este año ya es una “vieja”, ¡va a celebrar 11 años de vida!

Y entonces, ¿qué celebra el 17 de setiembre? Ese día, Ana recuerda el momento cuando descubrió el 
regalo que Dios tenía para ella. “…Dios nos regala la vida eterna…” (Romanos 6:23 TLA) Ese día, Ana conoció que Dios la amaba muchísimo, más de lo que ella podía entender. Descubrió que algo no le permitía disfrutar de ese regalo. Había cosas que hacía que estaban mal, tenía pensamientos que no era buenos y decía palabras que a Dios no le agradaban. Conoció que en su vida había pecados que no le permitían disfrutar de ese gran amor que Dios tenía para ella. Pero también descubrió cómo hacer para solucionar ese problema. Y lo hizo. El 17 de setiembre de 2013, Ana le pidió perdón a Jesús  por sus pecados y lo invitó a formar parte de su vida, a vivir en su corazón. Y desde ese día, Ana disfruta del amor de Dios, sus cuidados, su guía, su amistad y muchas cosas más.  En ese segundo cumpleaños celebra los años junto a Jesús. Y también recibe regalos.

Cada año Dios le regala promesas como “No tengas miedo, porque yo estoy contigo;  no te desalientes, porque yo soy tu Dios. Te daré fuerzas y te ayudaré…” (Isaías 41:10 NTV); le regala respuestas a sus oraciones; le regala sus cuidados y cada una de los beneficios que ella recibe a diario: familia, alimento, vivienda, ropa y mucho más. ¡Qué lindos regalos!

Vos, ¿cuántos cumpleaños celebrás? ¿Te gustaría, como Ana, celebrar dos? ¿Te gustaría, como Ana, disfrutar del amor de Dios? El regalo de Dios es eterno, no se acaba nunca,  por eso dice la Biblia: “Dios no da regalos para luego quitarlos…” (Romanos 11:29  TLA) Ese regalo no se acaba, ni se rompe, ni se pone viejo.

Hacé lo que hizo Ana. Hablá con Jesús, pedile que perdone tus pecados e invítalo a que forme parte de tu vida. Y comenzó a festejar dos cumpleaños y recibir todos esos regalos.


domingo, 13 de septiembre de 2015

¡Cuántas funciones!

Seguimos conociendo las funciones que tiene la Biblia.

Biblia “Lámpara”

¿Alguna vez jugaste a la gallinita ciega? ¿Sabés como son las reglas? Se juega en parejas. A uno de los integrantes se le tapa los ojos con un pañuelo. El otro debe guiarlo para que pueda llegar a la meta. En el camino debe esquivar obstáculos que se le han puesto delante.


¡Qué feo que es cuando nos tapan los ojos! ¡No podemos ver nada! ¡Qué inseguros nos sentimos! Por eso es muy importante que nuestro compañero sea un buen guía, porque él será como nuestros ojos. Nos va a mostrar el camino.

Eso es lo que hace la Biblia Lámpara. Dice en el Salmo 119:105: “Tu palabra es una lámpara que alumbra mi camino.” La Biblia nos ayuda a saber de qué manera debemos vivir, cómo debemos actuar ante determinadas situaciones, qué debemos hacer… Nos muestra un camino.

Muchas veces nos pasa que ante situaciones que tenemos que pasar no sabemos qué hacer, es como si estuviéramos con los ojos tapados, a oscuras. Por ejemplo, cuando papá o mamá se quedan sin trabajo. En esos momentos, la Biblia nos ilumina y nos dice: “…Dios les dará… todo lo que les haga falta.” (Filipenses 4:19).Te está diciendo no te preocupes. Dios se va a encargar de que tus necesidades sean cubiertas.

 Por eso es muy importante leer la Biblia, escucharla con atención, para poder conocerla y así conocer las respuestas que tiene para nuestros problemas. Si la conocemos va a poder cumplir su función de lámpara cuando nos sintamos en oscuridad.

Biblia “Leche”

 Mirá lo que dice la Biblia en 1ª Pedro 2:2, “…busquen todo lo que sea bueno y que ayude a su espíritu, así como los niños recién nacidos buscan ansiosos la leche de su madre. Si lo hacen así, serán mejores…”

¿Qué pasa cuando un bebé llora mucho? ¿Qué acostumbra hacer la mamá? Ponerle chupete, hamacarlo, cantarle… pero cuando llora por hambre ninguna de esas cosas funciona. El bebé sabe que es lo que es bueno, que es lo que necesita, que lo satisface y por eso sigue llorando. Los doctores, cuando nace un bebé, le aconsejan a la mamá que le dé su leche, porque es lo mejor para él. Esa leche lo ayudará a crecer, lo alimentará pero también lo protegerá de las enfermedades que puedan estar cerca.

Eso es lo que hace la Biblia “Leche” con nosotros nos ayuda a crecer, nos alimenta y nos protege de aquellas cosas que nos pueden hacer daño. Por eso dice la Biblia que nos hace mejores. Si tomás la Biblia “Leche” recibirás un montón de consejos que te ayudarán a tomar buenas decisiones. Por ejemplo: cuando alguien te aconseje que mientas para que la maestra no te diga nada porque no trajiste los deberes, la Biblia “Leche” te recordará… “La gente honrada siempre dice la verdad…” (Proverbios 12:17) Cada día alimentate con la Biblia “Leche” para ser mejor. 


miércoles, 9 de septiembre de 2015

¡Feliz Día Maestra!

¿Saben que es un acróstico? Es formar frases o palabras a partir de otro. Por ejemplo, un acróstico de madre sería: 



¿Te animás a escribir un acróstico de Maestra? Las palabras deben describir lo que la maestra hace por ti. 
A mí se me ocurrieron las siguientes: 

Mima – Cuando estoy triste me consuela. 
Ayuda – Cuando algo me resulta difícil, me ayuda a entenderlo. 
Enseña – Lo que no sé de matemáticas, lenguaje, y otras cosas muy importantes para mi vida. 
Sana – Cuando me lastimo, enseguida busca como aliviar mi dolor. 
Te corrige - ¡Qué bueno que me diga qué cosas hago mal así las mejoro! Lo hace por mi bien.
Reconcilia – Siempre sabe cómo hacer para que nos amiguemos cuando nos peleamos con otros. 
Anima – Siempre encuentra algo lindo para decirme cuando estoy triste. 

La Biblia también dice algo de los maestros: "Los maestros sabios, que enseñaron a muchos a andar por el buen camino, brillarán para siempre como las estrellas del cielo" (Daniel 12:3) Según la Biblia, los maestros también te ayudan a andar por el buen camino. Aunque a veces no te guste lo que te aconsejan, debes pensar que lo que te dicen es para tu bien. ¡Escuchalo!
Pero ahora te toca a ti… ¿Qué pondrías si tuvieras que hacer un acróstico de Alumno? Las palabras tienen que describir qué puedes hacer tú por tu maestra. 
¿Quieres saber que pensé? 

Amo - ¡Qué lindo es cuando los alumnos les dicen a las maestras que las quieren! Con palabras o actitudes
La ayudo – Es una alegría tener alumnos “ayudadores”… más aún cuando la ayuda viene sin pedirla. 
Une – Los alumnos que pelean dividen a la clase, los alumnos que aceptan al otro como es, unen a la clase. 
Me esfuerzo - ¡Qué feliz se siente una maestra cuando ve a sus alumnos esforzarse en hacer las tareas! 
No le falto el respeto – La valoro, acepto lo que me dice, tengo en cuenta sus consejos. 
Obedezco – Aunque no me guste lo que me dice, hago caso… Ella sabe lo que es mejor para mí. 

Y la Biblia también habla de los alumnos. En Lucas 6:40 dice: “El alumno no sabe más que su maestro; pero, cuando termine sus estudios, sabrá lo mismo que él.” La clave para conseguirlo es atender a lo que dice el maestro, respetarlo, aceptar sus consejos y correciones, escucharla, valorarla. 

¡Qué bueno todo lo que descubrimos en las palabras MAESTRA y ALUMNO! Agradece a tu maestra por todo lo que hace por vos y piensa en lo que tú puedes hacer por ella. Y el Día del Maestro, no te olvides de decirle ¡¡¡Gracias!!!! y ¡¡¡Feliz día!!!!