jueves, 18 de diciembre de 2014

12 días para Navidad - Mesonero

¡Qué lindo es para una mamá preparar todo antes de que su hijo llegue! Preparan el cuarto donde va a dormir, compran la cuna, las sábanas. Lo decoran y hasta colocan juguetes que por mucho tiempo estarán sin tocarse. La mamá lava a mano y con un jabón especial la ropita del bebé. La dobla bien prolijita y la coloca en el bolso junto con todo lo necesario para el día del nacimiento. Todo esto se puede preparar con tiempo, pero hay algo que no se puede calcular…

Cuando un bebé quiere nacer, no pregunta si es un buen momento o no. Solo avisa que va a pasar. Y eso hizo Jesús. María y José acababan de llegar a Belén cuando Jesús avisó que quería nacer.

María y José comenzaron a buscar un lugar. Las comodidades no eran las mismas que ahora. No se encontraba un hospital rápidamente. Así que buscaron todos los lugares posibles. Tocaron en todas las puertas y siempre la respuesta era la misma: “No hay lugar”. Mucha gente había llegado a esa ciudad por el censo y no quedaba habitaciones para esta pareja. ¡Qué nervios!

Hasta que llegaron a una posada. Los atendió un mesonero que les dijo la frase de moda: “No hay lugar”. Pero, Dios tenía preparado un lugar para que naciera Jesús… así que se lo mostró al Mesonero, el dueño de la posada. En ese momento recordó que había un establo. ¡Qué lindo lugar!... donde duermen los animales. Y se los ofreció a María y José, quiénes no tenían otra opción y aceptaron. El Mesonero busco qué era lo que tenía para dar. Y en ese lugar nació el hijo de Dios, Jesús.

Capaz que vos pensás que nada te sale bien, que te gustaría ser como otros, que siempre te equivocás, que no sos bueno en lo que otros se destacan. Dios nos creó a cada uno con capacidades y habilidades diferentes. Pero cada uno tiene algo que puede dar a otros. No pienses en lo que no puedes hacer, piensa en lo que sí puedes hacer. Piensa en lo que puedes dar a otros, en cómo puedes ayudar a otros.

Dice la Biblia “…vosotros seréis mi especial tesoro…” (Éxodo 19:5). Un tesoro tiene mucho valor, y si revisamos podemos encontrar muchas piedras preciosas… Tú eres una de ellas. Revisa… seguro encontrarás cuál es tu valor, por qué eres especial.


¿Qué les parece construir el establo donde nació Jesús?
Pueden usar palitos de helado, hilo sisal, papeles de colores
témperas y todo lo que tengan en casa.








¿Más ideas para trabajar con los niños? Creadas por Ana Capurro

Puedes imprimir y armar este memotest para jugar con los niños.






Día 1- Los nombres de Jesús
Día 2- Elisabet y Zacarías
Día 3- María
Día 4- Gabriel
Día 5 - José
Día 6 - Jesús
Día 7 - Mesonero
Día 8 - Ángeles
Día 9- Pastores
Día 10- Magos
Día 11- Estrellas
Día 12 - Herodes
 ¡Feliz Navidad!


No hay comentarios:

Publicar un comentario