jueves, 2 de octubre de 2014

¿Tenemos dos corazones?

Descubriendo...

¿Cómo es posible? Tenemos el corazón “músculo” que está en nuestro cuerpo y tenemos el corazón del que habla la Biblia muchas veces, casi  700!!! Este corazón es en el que están nuestras emociones, nuestro intelecto, nuestros valores y nuestras decisiones. Con él sentimos, pensamos y decidimos. Por lo tanto este corazón no es el que está en el pecho, sino en la cabeza. 

¿Vamos a comprobarlo? Mira lo que dice la Biblia:
  • En el Salmo 139:23 dice: “Dios mío, mira en el fondo de mi corazón, y pon a prueba mis pensamientos.” ¿Tenemos pensamientos en el corazón?  ¿Qué pensamientos hay en tu corazón? ¿Pensás cosas lindas de los demás o pensás en hacer algo que pueda lastimar a otros? ¡Cuida tus pensamientos, Dios los puede ver!
  • En el Salmo 33:21 dice: “Nuestro corazón se alegra porque en ti confiamos”. Sentimos alegría, felicidad, amor, envidia, enojo… todo eso con nuestro corazón. ¿Cómo son los sentimientos que hay en tu corazón? Mira lo que dice el Señor: “…yo me fijo en el corazón».(1ª Samuel 16:7)
  • Tomamos decisiones con el corazón. Mira una decisión que tomó el salmista: “Dios mío… de todo corazón quiero obedecerte y agradarte.” (Salmo 119:57) ¿Tus decisiones agradan al Señor? Ante un problema con un amigo, ¿qué decisión toma tu corazón? ¿Perdonar o vengarse? Cuando mamá te pide un favor, ¿qué te dice tu corazón que hagas? ¿Obedecer enseguida o hacer que no escuchas?


Desafío de hoy...

¡Ya conocemos cuál es nuestro segundo corazón! ¿Qué verá Dios en nuestro corazón?   Lucas 6:45 dice: “La gente buena siempre hace el bien, porque el bien habita en su corazón. La gente mala siempre hace el mal, porque en su corazón está el mal. Las palabras que salen de tu boca muestran lo que hay en tu corazón.»
Ya aprendimos cómo ejercitarnos para que nuestro corazón “músculo” esté saludable. Pero, ¿cómo ejercitamos el otro corazón?

“En mi corazón he guardado tus dichos, para no pecar contra ti.” (Salmo 119:11). Si escuchamos con atención y ponemos en práctica lo que dice la Biblia, en nuestro corazón habrá pensamientos, sentimientos y decisiones que a Dios le agraden.


La clave para tener nuestro corazón bien es obedecer lo que Dios nos dice en su Palabra, la Biblia. ¿Estás preparado para comenzar a ejercitarte?


Diálogo con Dios...

Gracias Señor por pensar también en nuestras emociones, pensamientos y decisiones.
Gracias porque en la Biblia nos enseñas todo lo que tenemos que saber.
Ayudame a cuidar mi "segundo" corazón ejercitándome cada día con tu Palabra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario