lunes, 20 de octubre de 2014

Tiempo devocional en Familia

"...desde niño has leído la Biblia, y que sus enseñanzas pueden hacerte sabio, para que aprendas a confiar más en Jesucristo y así seas salvo." 2ª Timoteo 3:15 (TLA)

Compartimos una modelo de devocional para hacer con los niños...



Hacé click aquí

jueves, 16 de octubre de 2014

martes, 14 de octubre de 2014

Mi abuelo es así...

¿Recuerdas algún abuelo en los dibujitos animados? Para refrescar la memoria podemos ir a Google y allí encontramos unos cuantos. Cada uno de ellos puede ser definido con algunas palabras.

  La Abuelita de Silvestre y Piolín – Siempre alegre
   El abuelo de Heidi – Huraño y solitario
 Abuelo Simpson – Impulsivo y cascarrabias
  Abuelo de Tommy, Angélica y Dil (Rugrats) – Siempre termina durmiendo
     Abuelo Pitufo – Camina doblado y con bastón
  Abuela de Caillou – Lo ayuda a solucionar problemas
  Abuelo de Caillou – Le encanta pasear con su nieto.
  Abuelo de Kai- Lan – Comparte tradiciones con su nieta.       
  Abuela de Sid, el niño científico – Lo va a buscar todos los días a la escuela.

¿Se te ocurre algún otro abuelo? ¿Cómo lo describirías?

Ahora, piensa en tus abuelos. ¿Qué puedes contarnos de ellos? ¿Podrías definirlos de la misma manera que los que estuvimos viendo? ¿Podés decir que tus abuelos te ayudan a solucionar problemas? ¿O que les gusta pasear contigo? ¿O quizás te viene a buscar todos los días a la escuela? ¿Tu abuelo usa bastón?

Sin lugar a dudas, todos los abuelos son distintos.
Algunos quizás tenemos los cuatro abuelos y quizás algún bisabuelo. Otros capaz que tienen 3, otros 2… Quizás no pudimos conocerlos, pero seguramente papá y mamá nos contaron algo de ellos.

A Dios, tampoco se le escaparon los abuelos. Y en la Biblia nos dejó consejos para saber cómo actuar con ellos.

J  Alegrarlos. “…la alegría de los abuelos son los nietos.” Proverbios 17:6 
      Piensa, ¿qué puedo hacer para hacerlos felices? Quizás una visita, una tarjeta, una llamada por teléfono, un dibujo, una torta, galletitas, acompañarlos a hacer mandados… Tú conoces a tus abuelos y sabes qué los puede hacer feliz. Entonces, ¡hazlo!

J  Pedirles consejos y aceptarlos. En la Biblia hay un personaje llamado Job, el cual tuvo que vivir una situación muy dolorosa en su vida. En ese momento, un amigo le dio el siguiente consejo: “Pregúntales a nuestros abuelos, y verás cuántas cosas descubrieron. Ellos te lo harán saber todo y compartirán contigo su experiencia. Nosotros hemos vivido muy poco, y poco o nada sabemos…” (Job 8:8-10) 
      Muchas veces pensamos que nuestros abuelos por ser viejos, no nos pueden ayudar o nos van a dar consejos “pasados de moda”, pero no pierdas la oportunidad de escucharlos, su experiencia es muy valiosa. Y todo lo que te digan es porque te ama y quieren lo mejor para ti.

J  Acepta su ayuda. Muchos abuelos cuidan a sus nietos y los ayudan con sus deberes. Si este es tu caso, acepta su ayuda. Mirá lo que dice la Biblia: “Los ancianos tienen sabiduría; la edad les ha dado entendimiento.” (Job 12:12). 
      Muchos abuelos saben historia, geografía, matemáticas… no te olvides que también fueron a la escuela!!!! No desprecies su ayuda, es un lindo tiempo para compartir con ellos.


En Uruguay, celebramos el día del abuelo el 19 de junio. En tu país, ¿cuándo lo hacen?
¡Qué lindo sería que le agradecieras por todo lo que hace por ti! ¡Que le digas todo lo que lo quieres! ¡Que le des un beso bien grande! Y cada día del año, regalale los tres consejos que te deja la Biblia: pídele consejos, acepta su ayuda y alégralos. De esta manera, para ellos serán todos los días, el día del abuelo.

martes, 7 de octubre de 2014

Ahora... una canción para Papá

"Tus defectos son perfectos"




Mi Papá es un Héroe

Descubriendo...
En los dibujos animados podemos encontrar ejemplos de diferentes padres, cada uno con características diferentes. Veamos si los conocen.


· Pedro Picapiedra. Es el padre de Pebbles. Es obstinado, egoísta y ruidoso. Es un marido cariñoso y un padre devoto. Pedro tiene esa capacidad de darle un notable giro a una situación inocente en el peor de los desastres. El “Yabba Dabba Doo” es la expresión que utiliza para demostrar sus más grandes emociones.

· Homero Simpson. Es el típico padre machista: es quien lleva dinero al hogar y descuida los quehaceres domésticos por el ocio. No le pidas que levante un plato porque seguro le viene alergia.

· Mr. Increíble. Padre de familia anteriormente súper héroe. Dejó su profesión debido a demandas hechas por ciudadanos. Luego se dedicó a ser vendedor de seguros. Su fortaleza es la súper fuerza. En su juventud fue delgado y musculoso.

· Marlín. Padre sobreprotector de Nemo, se encuentra obsesionado constantemente con el peligro, duda de sus capacidades y las de los demás.

Es evidente que todos los padres son diferentes. Quizás tu papá tiene alguna de estas características u otras. Pensá… ¿Cómo es papá? ¿Cómo puedo describirlo? ¿Qué me gusta más de él? ¿Qué no me gusta tanto? Podemos encontrar papás cariñosos, trabajadores, divertidos, rezongones, estrictos, chistosos, elegantes, deportistas, colaboradores, aburridos, estudiosos, habilidosos, etc.

Desafío de hoy...

Pero, sea como sea tu papá, Dios te aconseja cómo debes comportarte vos como hijo:


  • Escucha su consejo. Dice la Biblia: “…cuando su padre los instruya, préstenle atención, si realmente quieren aprender.” (Proverbios 4:1) Por más que a veces nos aburre escuchar lo que papá tiene para decirnos, más aún cuando lo dice varias veces, no desaproveches el privilegio de escucharlo. Lo que te dice es para tu bien, porque te ama. 
  • Acepta su corrección. “…Atiende a tu padre cuando te llame la atención…”(Proverbios 1:8). Muchas veces te enojarás cuando lo hace, otras veces te parecerá injusta, y hasta puede llegar a equivocarse. Pero lo que importa es que lo hace buscando lo mejor para vos. Buscando que aprendas de los errores pero que no los vuelvas a cometer. Quizás fueron errores que él mismo cometió y no quiere que vos pases por lo mismo. ¡Escuchalo! La Biblia llama “sabio” al que acepta la corrección. (Prov. 15:5)
  • Sé un hijo bueno y sabio. “El hijo bueno y sabio es motivo de gran alegría para su padre…” (Prov. 23:24-25) ¿Qué es ser bueno y sabio? Es ser obediente, cariñoso, respetuoso, responsable, buen amigo, buen hermano, generoso, solidario, amable… en definitiva es seguir los consejos que te da Dios. No es difícil, Dios puede ayudarte a ser así. Y de esta manera alegrarás a tu papá.
  • Obedece. Muchas veces queremos hacer solo lo que nosotros queremos y mucho más cuando no nos gusta lo que nos piden. A estas personas Dios las llama necios. Ellos no aceptan órdenes, ni consejos, ni sugerencias. Mira lo que pasa cuando un hijo es así: “¡Cuánto enojo y cuánta amargura causa a sus padres el hijo necio!” (Prov. 17:25) Los hijos desobedientes causan enojo y tristeza a sus padres. ¿Eso es lo que tú quieres? Seguramente no. Decide causar alegría y orgullo a tus padres con cada una de las actitudes que tengas.
Seguir estos consejos, actuar de esta manera, serán los mejores regalos que puedes hacerle a papá en su día… y todos los días.

Dialoga con Dios...

Agradecele por tu Papá.
Pedile que lo bendiga mucho y ayude a tomar decisiones.
Pedile que te ayude a vos a ser un buen hijo, como él quiere.

¿Cómo es mamá?

Podemos conversar con los chicos y realizar actividades con ellos, pensando cada uno en su "Mamá".

Compartimos una idea de www.delostales.blogspot.com



Para descargarlo hacé click aquí


Gracias Ana Capurro!!!

lunes, 6 de octubre de 2014

¿Cómo es una mamá?


¡Gracias Señor por mi Mamá!

Una canción para mamá...


"Es un arte ser mamá"


Buscando regalos para mamá

Descubriendo...

¡Se acerca el día de la madre! Como todos los hijos, tenemos que ir pensando en qué le podemos regalar a mamá. La televisión, los mailings de los supermercados, la publicidad en las calles… todos nos dan ideas de qué puede ser lo que más le guste:
  • Para “Mamás Coquetas”: cremas, perfumes, maquillajes…
  • Para “Mamás Fashions”: sacos, polleras, pantalones, camisas, pañuelos…
  • Para “Mamás Ejecutivas”: carteras, portafolios, carpetas, lapiceras…
  • Para “Mamás Tecnológicas”: laptop, celular, Tablet…
  • Para “Mamás Futboleras”: un LCD para ver el campeonato … y por qué no “una entrada para el partido de su cuadro favorito”.
  • Para “Mamás Caseras”: algo lindo para la casa, como puede ser un lavavajillas, tazas para el desayuno, un lindo mantel, un libro de cocina…
¡Cuántas opciones! Depende cómo es mamá, el lugar donde voy a ir a buscar el regalo.

Desafío de hoy...

Pero, hay un lugar donde podemos encontrar regalos para todas las mamás. Son regalos “gratis” que solo los hijos pueden dar.

Esos regalos los encontramos en la Biblia. ¿Quieren saber qué regalos les gustarían a mamá?

Aceptar su corrección. “El que es tonto no acepta que su madre lo corrija, pero el que es sabio acepta la corrección” (Prov. 15:5) Cuando mamá nos corrige por algo que hacemos mal, lo hace
porque quiere lo mejor para nosotros, porque nos ama.

Elige correctamente. “El hijo sabio alegra a sus padres, el hijo tonto los avergüenza.” (Prov. 15:20)
Eres sabio cuando tomas decisiones correctas, como por ejemplo cual será tu actitud en el colegio
hacia tus compañeros y maestros, qué amigos vas a elegir, qué vas a mirar en la televisión… Si no
sabes qué decisiones tomar, una buena idea es consultar a mamá, ella seguro te ayudará.

Obedécela y cuídala: “Obedezcan y cuiden a su padre y a su madre” (Efesios 6:2) Presta atención a lo que mamá te pide y obedece sus órdenes. Dice la Biblia que el que hace esto su vida será mejor, porque mamá todo lo que te dice es por tu bien. Cuidala cuando está enferma, ayudala con las cosas de la casa o los mandados, acompañala a hacer las compras, al doctor, a caminar por el parque. Ella lo hace contigo y se merece que hagas lo mismo.

¡Qué lindos regalos! Y, ¡qué felices se ponen las mamás al recibirlos! Más aún, si los reciben todos los días del año.

Ahora que ya tienes tantas listas, ¿qué regalo vas a elegir para mamá?

Dialoga con Dios...

Agradecele por tu mamá. 
Pedile al Señor que te ayude a ser un hijo que alegre a tu mamá.


domingo, 5 de octubre de 2014

¿Te gusta cantar?

Hace unos años... no muchos... cantábamos con los niños una canción que nos recuerda cómo debe estar nuestro corazón cuando Jesús vive en él.

¿Querés conocerla?








Estrenando corazón

Descubriendo...

¡Qué lindo es cuando nos compramos ropa nueva! ¡Cómo nos gusta que los demás se den cuenta que lo que llevamos lo estamos estrenando! ¿A quién no le gusta que le digan cosas lindas por lo que lleva puesto?
Cuando Dios cambia nuestro corazón, estamos estrenando corazón nuevo… ¡y los demás deben darse cuenta de eso! ¿Por qué?
  • Porque amas a Dios “…con todo lo que piensas y con todo lo que eres.” (Mateo 22:37)
  • Porque amas a los demás. Eso dice 1ª Pedro 1:22, “ …Dios los ha limpiado de todo pecado para que se amen unos a otros sinceramente, como hermanos. Así que, ámense mucho unos a otros, con todo su corazón y con todas sus fuerzas.” 
  • Porque obedeces lo que Dios manda. “Jehová tu Dios te manda hoy que cumplas estos estatutos y decretos; cuida, pues, de ponerlos por obra con todo tu corazón y con toda tu alma.” (Deuteronomio 26:16)

Porque de tu boca salen palabras que agradan a Dios. En Mateo 12:34 dice: “…de la abundancia del corazón habla la boca”.
¿Los demás ven esto en vos?

  •  Te ven amando a Dios. Agradeciéndole por lo que hizo por vos, por lo que te da todos los días, porque te cuida y protege. Te escuchan hablar con él y decirle que lo querés.
  • Te ven amando a los demás. Ayudando al que lo necesita, compartiendo con el que no tiene, acompañando al que está solo, diciendo “te quiero”.
  • Te ven obedeciendo lo que dice la Biblia. Obedeciendo a tus padres, diciendo la verdad, perdonando al que te hace algo feo, pidiendo perdón cuando te equivocas…
  • Te escuchan diciendo palabras agradables a Dios. Por favor, permiso, gracias, perdón, te quiero…


Desafío de hoy...

¿Cómo hago para que mi corazón se mantenga limpio?
  • Cuando hago algo que a Dios no le agrada, pido perdón. 1º Juan 1:9 dice: “Pero si reconocemos ante Dios que hemos pecado, podemos estar seguros de que él, que es justo, nos perdonará y nos limpiará de toda maldad.” Cuando se te escapa una mala palabra, pide perdón. Cuando te diste cuenta que desobedeciste, pide perdón. Cuando dijiste una mentira, pide perdón. Cada vez que lo hagas, Dios te perdonarás.
  • Pidiéndole ayuda a Jesús para hacer lo correcto. Cuando tengas ganas de hacer lo que a Dios no le agrada pedí su ayuda y “… Dios mismo les mostrará cómo vencerlas, y así podrán resistir.” (Efesios 6:10) Un amigo te invita a mirar una película que no está bien, pedile ayuda a Dios. Cuando tenes ganas de hacer algo que está mal, pedile ayuda a Dios. ¡Él te ayudará!


Recuerda lo que nos aconseja la Biblia en Proverbios 4:23: “Por sobre todas las cosas cuida tu corazón, porque de él mana la vida.” Ya sabes como cuidar al corazón “músculo” y al corazón “Nuevo”… ahora ¡hazlo!

Dialoga con Dios...


Agradecele porque cambió tu corazón.
Pedile que lo limpie si hay algo en él que le desagrada.
Pedile su ayuda para hacer lo correcto cada día.

sábado, 4 de octubre de 2014

¿Nuestro corazón necesita un trasplante?

Descubriendo...

¿Sabes que es un trasplante? Es una cirugía para quitar un corazón lesionado o enfermo y reemplazarlo por un corazón sano. El primer trasplante de corazón se hizo en Sudáfrica en 1967. El dr. Christian Barnard fue el encargado de hacerlo.  (http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/ency/article/003003.htm)

Nuestro Segundo corazón, ¿necesita un trasplante?
Cuando Dios mira nuestro corazón lo ve sucio. Dice en Isaías 64:6, “ …todos nosotros somos como suciedad…”  ¿Qué ve en nuestro corazón?

  •           Pensamientos sucios: “Qué boba que es…”, “ Voy a hacerle una broma pesada a… para que se sienta mal”. 
  •      Sentimientos sucios: “Estoy muy enojada porque mis padres no me compraron una  mochila nueva como la de…”, “Odio a la maestra porque nos dejó sin recreo.
  •        Decisiones sucias: “Voy a decirle a la maestra una mentira para que no me diga nada porque no traje los deberes”, “La próxima vez que no me presten los colores los voy a insultar”


Dios ve pecado. Pecado es todo lo que hacemos, pensamos y decimos que a Dios no le agrada. Y ese pecado no te permite disfrutar del gran amor que Dios tiene para vos.

Ese corazón es el que Dios quiere quitar de vos. Dios quiere poner un corazón nuevo, un corazón limpio, un corazón que le agrade.

¿Cómo se hace ese trasplante?

Es mucho más sencillo que el del corazón “músculo”. El trabajo difícil ya lo hizo Jesús hace mucho tiempo atrás cuando murió en una cruz para que tus pecados puedan ser quitados de tu corazón. Dice la Biblia que “…la sangre de Jesucristo… nos limpia de todo pecado” (1ª Juan 1:7) Es el mejor de los jabones!!

Solo tienes que usarlo. Tienes que pedirle a Jesús que haga el trasplante”, que limpie tu corazón y quite toda la suciedad, todo el pecado. Si lo haces mira lo que te promete:  Pondré en ustedes un corazón nuevo” (Ezequiel 36:26).

Desafío de hoy...

¿Ya le pediste a Jesús que limpie tu corazón? Si aún no lo has hecho, no te demores. Es muy sencillo, solo tienes que orar pidiéndole que lo haga. 

Puedes decirle: “Señor Jesús, gracias porque moriste en la cruz y derramaste tu sangre para que mis pecados puedan ser perdonados. Te pido que limpies mi corazón y me ayudes a cuidarlo para que en él solo esté lo que te agrada. Amén.”


Si lo hiciste, Dios ya hizo el transplante. ¡Ahora tienes un corazón nuevo y limpio!


¿Y si jugamos un poco en familia?

Te proponemos un juego para combinar dos textos bíblicos que siguen enseñándonos qué hacer con nuestro corazón:

"En mi corazón he guardado tus dichos, para no pecar contra ti" Salmo 119:11

"Y estas palabras que yo te mando hoy, estarán sobre tu corazón, y las repetirás a tus hijos..." Deuteronomio 6:6-7

¡Espero que les guste y se diviertan!

Puedes descargarlo aquí

jueves, 2 de octubre de 2014

¿Tenemos dos corazones?

Descubriendo...

¿Cómo es posible? Tenemos el corazón “músculo” que está en nuestro cuerpo y tenemos el corazón del que habla la Biblia muchas veces, casi  700!!! Este corazón es en el que están nuestras emociones, nuestro intelecto, nuestros valores y nuestras decisiones. Con él sentimos, pensamos y decidimos. Por lo tanto este corazón no es el que está en el pecho, sino en la cabeza. 

¿Vamos a comprobarlo? Mira lo que dice la Biblia:
  • En el Salmo 139:23 dice: “Dios mío, mira en el fondo de mi corazón, y pon a prueba mis pensamientos.” ¿Tenemos pensamientos en el corazón?  ¿Qué pensamientos hay en tu corazón? ¿Pensás cosas lindas de los demás o pensás en hacer algo que pueda lastimar a otros? ¡Cuida tus pensamientos, Dios los puede ver!
  • En el Salmo 33:21 dice: “Nuestro corazón se alegra porque en ti confiamos”. Sentimos alegría, felicidad, amor, envidia, enojo… todo eso con nuestro corazón. ¿Cómo son los sentimientos que hay en tu corazón? Mira lo que dice el Señor: “…yo me fijo en el corazón».(1ª Samuel 16:7)
  • Tomamos decisiones con el corazón. Mira una decisión que tomó el salmista: “Dios mío… de todo corazón quiero obedecerte y agradarte.” (Salmo 119:57) ¿Tus decisiones agradan al Señor? Ante un problema con un amigo, ¿qué decisión toma tu corazón? ¿Perdonar o vengarse? Cuando mamá te pide un favor, ¿qué te dice tu corazón que hagas? ¿Obedecer enseguida o hacer que no escuchas?


Desafío de hoy...

¡Ya conocemos cuál es nuestro segundo corazón! ¿Qué verá Dios en nuestro corazón?   Lucas 6:45 dice: “La gente buena siempre hace el bien, porque el bien habita en su corazón. La gente mala siempre hace el mal, porque en su corazón está el mal. Las palabras que salen de tu boca muestran lo que hay en tu corazón.»
Ya aprendimos cómo ejercitarnos para que nuestro corazón “músculo” esté saludable. Pero, ¿cómo ejercitamos el otro corazón?

“En mi corazón he guardado tus dichos, para no pecar contra ti.” (Salmo 119:11). Si escuchamos con atención y ponemos en práctica lo que dice la Biblia, en nuestro corazón habrá pensamientos, sentimientos y decisiones que a Dios le agraden.


La clave para tener nuestro corazón bien es obedecer lo que Dios nos dice en su Palabra, la Biblia. ¿Estás preparado para comenzar a ejercitarte?


Diálogo con Dios...

Gracias Señor por pensar también en nuestras emociones, pensamientos y decisiones.
Gracias porque en la Biblia nos enseñas todo lo que tenemos que saber.
Ayudame a cuidar mi "segundo" corazón ejercitándome cada día con tu Palabra.

miércoles, 1 de octubre de 2014

Para tener un corazón feliz...

Leemos un poco...




Ideas para cocinar saludable...




Hacemos una promesa...



¿Querés dibujar?




¡Quiero un corazón feliz!




Descubriendo...

Ya aprendimos mucho sobre el corazón que tenemos en nuestro cuerpo. Conocimos qué es, como funciona, cuánto trabaja…

Pero ahora, tenemos que saber cómo hacer para tener un corazón feliz… ¡en buen estado!

Los doctores nos dan algunos consejos para conseguirlo:

  •  Recuerda que tu corazón es un músculo. Y al igual que otros músculos que tenés en el cuerpo, tenemos que ejercitarlo. ¿Cómo? Haciendo al menos 15 a 20 minutos de ejercicio diario, le darás a tu corazón el entrenamiento que necesita para ser lo más fuerte posible.
  • Comer variedad de alimentos saludables es excelente para tu corazón, así como también evitar aquellos que son grasos. ¿Cuáles pueden ser saludables? Frutas, verduras… ¿Y cuáles debo evitar? Por ejemplo hamburguesas, papas fritas, huevo frito, tortas fritas, bizcochos…
  • Mantente lejos del cigarro. Fumar es malo para todas las partes de tu cuerpo y especialmente para el corazón, porque hace que le cueste más realizar sus tareas. Si vives con personas que fuman, pediles que no lo hagan cuando estás tú, porque quieres cuidar tu corazón.


Desafío de hoy...

Este corazón no es lo que te hace sentir feliz o triste, pero es una parte muy importante de tu cuerpo. ¡Sin él no podrías vivir! Antes de que nacieras ya bombeaba sangre y seguirá haciéndolo durante toda tu vida. Por eso, ¡cuida bien tu corazón para que el te cuide bien a vos!

Recuerda que Dios te creó “maravilloso” y quiere que cuides ese cuerpo que él te dio. Mirá lo que dice la Biblia: “ El cuerpo de ustedes es como un templo, y en ese templo vive el Espíritu Santo que Dios les ha dado. Ustedes no son sus propios dueños.” 1ª Corintios 6:19

Es tu responsabilidad que funcione bien o mal. Piensa un poquito… ¿Te gustaría que un amigo tratara mal un regalo que le hiciste o algo que le prestaste? Seguro que no… te enojarías, te pondrías triste e incluso pensarías que es un mal amigo, ¿no?

Eso es lo que pasa con nuestro cuerpo, y especialmente con nuestro corazón. Dios nos lo dio y quiere que lo cuidemos. Así nuestro corazón estará “feliz” y nosotros también.

Dialogo con Dios...

Gracias Dios por crearme "maravilloso".

Ayudame a cuidar mi corazón cada día .