jueves, 28 de agosto de 2014

¡Un nombre muy especial!

Éxodo 20:7



¿Te parecen conocidas estas situaciones?

“Es cierto que me van a comprar una bicicleta nueva… ¿No me creés? ¡Te lo juro por Dios!”

“Por Dios… ¡estos niños no se quedan quietos!”

Estas personas están mencionando a Dios en sus palabras, pero sin tenerlo en cuenta realmente. Están usando el nombre de Dios sin sentido, en vano. ¿Qué pensará Dios cuando esto sucede?

Mira lo que dice el tercero de los diez mandamientos: “No tomarás el nombre de Jehová tu Dios en vano…” (Éxodo 20:7)

A Dios no le agrada que su nombre sea usado en cualquier situación. Nos da una orden y nos dice que no lo hagamos!

¿Qué espera Dios que hagas con su nombre? Él mismo te lo dice en la Biblia…

  •  “Y todo aquel que invocare el nombre de Jehová, será salvo…” Joel 2:32
Dios quiere que lo primero que hagas con su nombre es decirlo para poder recibir el maravilloso regalo que tiene para ti que es la salvación. Él espera que le digas “Dios quiero que tú seas mi amigo, quiero que seas mi Señor…”

  • “…yo te he puesto… para que mi nombre sea anunciado en toda la tierra.” Éxodo 9:16

Dios quiere que hables de él en todo lugar que vayas. Que utilices su nombre para contarle a tus amigos lo mucho que él los ama y el plan precioso que tiene para ellos.



  • “…alabadle, bendecid su nombre.” Salmo 100:4

Dios quiere que al pronunciar su nombre, lo alabes, reconozcas todas las cosas que te dio, las que hizo por vos, reconozcas lo bueno que es contigo.



v “Nuestro socorro está en el nombre de Jehová…” Salmo 124:8

Dios quiere que uses su nombre cuando necesites su ayuda. Cuando tengas un problema, cuando tengas miedo, cuando no sepas qué hacer… dile “Dios mío, ayúdame”

Dios es el Creador de todas las cosas, incluído tú. Es Santo, no podemos encontrar en él nada malo. Es perfecto, nunca se equivoca. Es fiel, cumple todo lo que promete. Es amor, te ama más allá de lo que puedas imaginar y a pesar de los errores que puedas cometer. Es bueno, siempre quiere lo mejor para ti. Es todo esto y mucho más. ¿No tendrá mucho valor su nombre? ¡Es un nombre especial!... que se merece que sea usado como él espera.



Cuando abras tu boca para hablar y el nombre de Dios vaya a salir de ahí… piensa… ¿Dios se va a alegrar cuando yo diga su nombre? Utiliza su nombre para recibir el precioso regalo de la salvación, para contarle a otros de él, para darle gracias, para reconocer todo lo que hizo por vos, para buscar su ayuda y protección. Utiliza su nombre para que él se agrade al escucharlo.

1 comentario:

  1. Me llena el corazón de alegría leer tus devocionales. Gracias, Ana Laura. Dios te bendiga aún más.

    ResponderEliminar