domingo, 31 de agosto de 2014

¡Un NO muy importante!





Una adivinanza… ¿Cuál es la palabra de dos letras que menos te gusta escuchar?


¡Adivinaste! La palabra que menos nos gusta escuchar es NO. “No podés hacer…” “No podés ir…” “No podés comer…” “No te puedo comprar…”

Cuando papá, mamá, la maestra, los abuelos… te dicen NO a algo es porque quieren lo mejor para ti. Saben que eso que estás pidiendo no va a ser para tu bien. Pero igualmente, a nadie nos gustan las listas de “NO”.

En la Biblia también encontramos una lista de NO que es para nuestro bien. Con esa lista de NO Dios quiere que aprendamos a actuar correctamente con dos personas: con él y con los demás.

¿Cómo se llama esa lista de NO? Los Diez Mandamientos. Los primeros cuatro mandamientos nos enseñan cómo quiere Dios que sea tu relación con él. Y el resto te muestran cómo debes actuar con los demás.

¿Qué dice el NO n°6? “No matarás” (Éxodo 20:13)

Dios es el que da la vida y nadie puede quitarla. Dios decide cuando nacemos, en qué lugar, en qué familia... y también decide cuando morimos. El quitarle la vida a otro es pecado, aún antes de nacer. Por eso es uno de los NO que quiere que aprendas para actuar con los demás como a él le agrada.

Este mandamiento… ¿será para los niños también? ¡Claro que sí! Los Diez mandamientos son para TODOS.

Muchas veces los niños “matan sin matar”. ¿Cómo es posible “matar sin matar”?

Jesús mismo lo explicó. Mirá lo que dice en Mateo 5:21 y 22: “No maten, pues si alguien mata a otro, será castigado”. Pero ahora yo les aseguro que cualquiera que se enoje con otro tendrá que ir a juicio. Cualquiera que insulte a otro será llevado a los tribunales.”

Para Jesús enojarse con otro es tan grave como matarlo… insultarlo es tan grave como matarlo… Esas son dos maneras de “matar sin matar”.

El Salmo 37:8 te aconseja “No des lugar al enojo ni te dejes llevar por la ira; eso es lo peor que puedes hacer.”

Y en Mateo 15:11 mira lo que dice: “Lo que los hace impuros delante de Dios no es la comida que entra por su boca. Lo que los hace impuros son los insultos y las malas palabras que dicen.”

Cuando nos enojamos con los demás, gritamos, insultamos… herimos con nuestras palabras y actitudes. Estamos “matando sin matar”. Los que nos rodean son creación de Dios como tú y yo y debemos tratarlos como especiales y maravillosos también, respetando por sobre todas las cosas su vida.



Piensa en qué maneras puedes respetar la vida del que te rodea. Evitándole daños, dándole alimento y abrigo si no lo tiene, hablándole bien, ayudándolo cuando lo necesite. Demuestra que aprendiste un NO más, para tener mejores actitudes con los demás.



No hay comentarios:

Publicar un comentario